Vintage, un viaje a un mundo onírico

Un mundo de ilusión, es la sensación que tiene los clientes de Vintage cuando entra en este nuevo local del Paseo de la Castellana. El pasillo de entrada le da la bienvenida empapelado con frases de Óscar Wilde y acompañada por música de los años 20. Un anticipo de lo que se encontrara al llegar al salón lleno de detalles y de pequeños placeres, desde la mesa Perrier – Jouet, rincones especiales para celebrar una velada especial, un tablero ciempiés, una gran selección de vinos y cócteles para acompañar una gastronomía muy bien definida. Una experiencia única que comienza desde las mismas cartas, realizadas en polipiel, que transportan a los clientes a ese mundo onírico.

Este mundo comienza por una cocina sencilla y brillante, que se basa en la visión personal del chef , de los clásicos de la cocina mediterránea como los langostinos en tempura crujiente con mayonesa cítrica; el carpaccio de pez mantequilla; las albóndigas de rabo de toro; las bravas vintage con salsa ligeramente picante; un foie con velo de PX; raviolis de wantón con foie y boletus; o el steak tarta de ternera cortada a cuchillo . Entres sus postres, totalmente caseros, tenemos la carrot cake o la cheese cake.

Todo cuidado hasta el más mínimo detalle, desde una amplia selección de panes hasta los cinco tipos de sales que se ofrecen.

El otro punto fuerte de Vintage, es su decoración, llevada a cabo por la mujer del chef (José Manuel Rico) la mexicana Diana Burillo. Ha conseguido un ambiente elegante, fresco y de carácter vintage ,combinando lo mejor de cada época, así conviven muebles del anticuario Anmoder de las épocas de los años 40 y 50, objetos Art Decó, como una cómoda de espejo o un espejo sol de los años 20, y detalles modernistas y motivos vegetales propios del estilo Art Nouveau. Otros elementos más actuales son la barra y las banquetas de acero industrial, los gresites de Bisazza, o las cerámicas de Gunny & Trentino.

En su sala , con capacidad para 75 comensales, destaca la mesa redonda que la preside, vestida con mantel largo y porcelana Rosental, que se contrapone con el mantel corrido y la vajilla discontinua de las demás mesas.

Además, Vintage cuenta con una zona de barra con banquetas y una original mesa alta corrida realizada en granito negro y patas ciempiés doradas, ideal para el afterwork y las primeras copas de la noche.

Pº de la Castellana, 56

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario