The Lab Room

En The Lab Room podrás disfrutar de una cosmética y perfumería personalizada, así como de tratamientos en cabina ( manicura, pedicura, masajes, maquillajes, diseños de cejas, faciales …). Con un interiorismo concebido por Mónica Ceño – Elie Joseph, fusionando muebles y lámparas vintage, con papeles pintados de Elly Kashamoto, y Clefax & Fowler inspirados en cuadros chinescos del Victoria & Albert Museum. Espectacular la celosía dorada de L .A Studio, que delimita la tienda de la zona de tratamientos, dos cabinas de tratamientos faciales y corporales, una de manicura y pedicura y dos corners para maquillaje y cejas. Descubre el ” Eyebrow Bar “, o bar de cejas, donde poner tus cejas a punto, depilándolas, tiñéndolas, desrizándolas … todo un menú al servicio de las cejas.

the-lab-room-1

En este espacio ocupa un lugar destacado su nueva línea de maquillaje ” Barely Make – up “, diseñada para todas aquellas mujeres que quieren cuidarse a través del maquillaje. Esta colección es una fusión entre la naturaleza y la ciencia más avanzada. Corrige y embellece la piel sin irritarla. Los minerales proven un bloqueo solar natural, protegiendo la piel de los efectos nocivos de la luz ultra – violeta.  Con un packaging moderno, sofisticado y contemporáneo, porque el maquillaje también es un complemento de moda.

lab-room-3lab-room-4jpg

Conócelos y disfruta de la selección de marcas nicho, la posibilidad de crear tu propio perfume y cosmética a medida, libros especializados en belleza, perfumes y eco chic y muy pronto de una línea de moda y complementos ” easy wear “, para que lleves la comodidad y el bienestar a todas las áreas de tu vida: lencería, ropa de cama, zapatillas, sábanas, toallas …

Dirección: C/ Campoamor, 6

Te puede interesar


Categorías

Tiendas

Patricia Soriano

Estudios en Historia del Arte, colaboraciones en páginas relacionadas con el arte o el turismo ... y ahora aquí, en Absolut Madrid

Un comentario

  1.   Laura dijo

    La semana pasada fui emocionadísima al centro de The Lab Room de la calle Lagasca a realizarme el Diseño de Cejas del que tanto presumen y salí absolutamente alucinada.

    Entré, me mandaron sentarme en un sillón y sin mediar palabra, un chico empezó a quitarme un par de pelos de las cejas y en 7 minutos estaba fuera del salón. Eso sí, previo paso por caja para abonar los 30 eurazos.

    En definitiva, la peor experiencia que nunca he tenido. Alguien debería pararle los pies a este gente para que no engañen a nadie más. Porque las quejas online que se pueden encontrar son muchísimas y todas en el mismo sentido.

    Periodistas, infórmense antes de hacer recomendación alguna.

    Gracias.

Escribe un comentario