Teatro: ” Frankenstein”

Frankenstein ” constituye un experimento en clave épica y romántica en torno a los límites de la naturaleza humana, el deseo de libertad del hombre y su ansia secreta de emular a los dioses y penetrar los arcanos insondables de la vida y la muerte.

Los materiales dramáticos están tomados tanto de la novela original de Mary Shelley como de las distintas versiones teatrales sobre la novela realizadas entre 1823 y 1929, poco antes del rodaje de la mítica película de James Whale. Entre esas fuentes cabe citar “Presumption”, “Le magicien et le monstre”, “The Man and the monster” y “Frankenstein, an Adventure on the Macabre”.

El subtítulo original de la novela, “El moderno Prometeo“, hace referencia al evidente paralelismo existente entre la figura clásica del mito y el personaje protagonista, un hombre deseoso de crear vida, de romper con cualquier dependencia de Dios y convertirse en creador, destrozando, de esta manera, el inviolable límite establecido. Frankenstein – Prometeo, el hombre libre, puede aspirar a todo, en principio a forjar su propio destino, y ante él se abren las fronteras ilimitadas del conocimiento y de la ciencia.

Un moderno Prometeo, el joven doctor Víctor Frankenstein desea franquear los límites, disputarle a la divinidad y a la naturaleza el poder sobre la vida y la muerte, decide dar vida a la materia inerte y como Dios o los dioses, crear su propio hombre. El experimentado desemboca en la creación de una criatura a un tiempo prodigiosa y repulsiva, un ser de una  horrible fealdad y una fuerza extraordinaria, de una inteligencia natural pasmosa y una presencia casi insoportable para los otros humanos.

El montaje sigue paso a paso la novela de Mary Shelley, incluyendo aquellos aspectos menos divulgados como el despertar de la poderosa inteligencia de la criatura, sus amargas reflexiones, la desesperación vital y filosófica del Dr. Frankenstein, y el espejo en que éste se constituye para el ambicioso marino científico, el Capitán Walton. Los aspectos más legendarios del mito de Frankenstein y su monstruo, alimentados por la factoría Universal, también están presentes, de modo que la obra bascula permanentemente de la reflexión al thriller gótico, de la meditación al horror romántico. La puesta en escena se remite en parte a la maquinaria del “grand Guignol”, pero también al “Sturm und Drang” y a la desolada iconografía de los románticos ingleses y alemanes, con una permanente adscripción al regusto romántico por la alternancia de lo monstruoso y lo sublime.

Teatros del Canal. C/ Cea Bermúdez,1

Hasta el 4 de abril

Horarios: de miércoles a sábados a las 20.00 hrs. Domingos a las 19 hrs.

Precios: de 10 a 18 euros. De venta en entradas. com, Taquillas de los Teatros y Cajeros de Caja Madrid

Te puede interesar

Escribe un comentario