Teatro clásico: El condenado por desconfiado

Este drama teológico-religioso cuyas raíces originales se hunden en el folklore universal desarrolla la historia antitética de dos personajes que plantean el problema de la predestinación y el misterio de la gracia. Un texto compuesto en plena crisis del catolicismo, que se divide en dos posturas enfrentadas: la que opina que la participación del individuo en su proceso de salvación es limitada y la que defiende que es sumamente importante.

Un ermitaño y un bandolero, Paulo y Enrico, dos existencias, dos concepciones de Dios, dos maneras de entender la religión, pero fundamentalmente un gran conflicto del que surge un gran drama, una de las obras cumbres del teatro áureo español cuya perspectiva religiosa exige una revisión contemporánea.

Publicada en la segunda parte de las comedias de Tirso, en Madrid en1635, esta obra nunca ha sido incluida en el repertorio de la Compañía Nacional de Teatro Clásico , a pesar de su popularidad, que la ha llevado a ser uno de los títulos más representados de nuestro teatro clásico. Tradicionalmente atribuida a Tirso, forma parte de las comedias cuya autoría se sigue debatiendo.

El Condenado por desconfiado

Teatro Pavón. C/Embajadores, 9

Hasta el 4 de abril

Te puede interesar

Escribe un comentario