Taberna La Dominga

La Taberna La Dominga nos ofrece una cocina de autor pero al estilo de la abuela, situada en pleno barrio de Chueca, en un edificio de mediados del siglo XIX. Primero fue La Dominga de Malasaña, y después de cuatro años, nace su hermana gemela, en la calle Libertad,  con una gran solera y acento cañí, ya que donde hoy se levanta este moderno “bistrot” antes se ubicaba el restaurante “Carmencita”, todo un clásico en la gastronomía madrileña.

Entre mayólicas de 1800, azulejos de época y su barra de antaño, se conservan las conversaciones de Benito Pérez Galdós, Miguel Mihura, Pablo Neruda o Rafael Albertí, y donde podemos degustar lo que muchos ya han denominado como “la alta cocina en miniatura” como las raciones de magret de pato con reducción de Pedro Ximénez y compota de manzana o el lomo de corvina con patatas panadera y trigueros a la plancha.

Un proyecto de “gastro bar” donde la alta cocina se combina con los precios “low cost”, ya que podemos encontrar propuestas entre los 10 y 19 euros. En su carta encontramos unas riquísimas croquetas de boletus al aroma de trufa blanca; rabo de toro desmigado sobre puré trufado;  osobuco de ternera a la naranja; y entre sus postres destacamos la tarta de limón con merengue italiano gratinado; el brownie de chocolate con helado o la crumble de manzana con helado de vainilla. Para maridar todo ello, un estupendo vino de su seleccionada carta, donde podemos encontrar tintos como el Rompesedas (D.O. Toro), el Habla del Silencio (D.O. Extremadura) o blancos como el Valdelainos (D.O. Rueda”.

La Dominga, una taberna con aire de decimonónica que reinventa cada plao para ofrecer lo mejor de la cocina fusión, llena de sabor como la que hacían nuestras abuelas.

C/ Libertad, 16

Te puede interesar

Escribe un comentario