Rooster, el gallo que ha despertado Madrid

El Gallo de Madrid

Alfonso Castellano en los fogones junto con su hermana Ana, llevando la bodega y Alfonso Vega, en sala, son los capitanes del nuevo Rooster. Un personalísimo proyecto con el que el cliente podrá degustar producto de calidad, sin caer en excesivos formalismos. Y para que ello sea posible, han recorrido toda España para buscar pequeños proveedores que, garanticen la exclusividad y la trazabilidad

Rooster se divide en varias zonas: una gran barra, desde la que se ve la cocina abierta, una zona de mesas altas para tapear o comer, un salón con mesas de madera y hasta un “establo”, su particular reservado, con sus “sillones – vaca”

En Rooster se puede degustar lo mejor del mar, la tierra, de la huerta  y, por supuesto, de la granja, con el gallo como protagonista de distintos platos, como sus Croquetas Rooster, de gallo. Aunque la oferta dependerá de cómo ha estado ese día el mar o del estado de la huerta, y dependiendo de esa oferta se diseñan los platos del día siguiente

rooster-plato

Así, algunas de las propuestas son las Mollejas de ternera al carbón con puré de calabaza avellana, Rape negro al ajillo con langosta de fuerza y habichuela redonda, Huevo pochado en manteca colorá con crema de patata o algunos de sus postres como el Flan de yemas de caserío o el Arroz con leche cruda. Todos sus platos se pueden pedir en versión tapa, para compartir y probar más cosas

También puedes decantarte por su menú degustación, que el propio cliente puede confeccionar a su gusto, seleccionando de la carta tres tapas, 1/2 carne, 1/2 pescado y un postre, por 45 euros

Rooster no cierra por las tardes, para poder disfrutar del after work con un vino o combinado, acompañado por alguno de sus quesos o de su jamón de la Sierra de los Pedroches

El precio medio es de 40 euros

Rooster se encuentra en Juan Bravo, 25

 

Te puede interesar

Categorías

General

Patricia Soriano

Estudios en Historia del Arte, colaboraciones en páginas relacionadas con el arte o el turismo ... y ahora aquí, en Absolut Madrid

Escribe un comentario