Rodchenko y Popova. Defendiendo el constructivismo

La exposición, una de las más importantes de la temporada, recoge la obra de dos figuras clave en la formación estilística y teórica del constructivismo ruso:
Liubov Popova (1889 -1924) y Aleksander Rodchenko (1891 – 1956). La muestra supone un completo repaso a este movimiento artístico que cambió la cara del arte ruso.

La amplia muestra, la más completa que hasta ahora se les ha dedicado en España, recoge aproximadamente 350 trabajos, realizados entre 1917 y 1929 por ambos artistas: pinturas, carteles de cine y teatro, dibujos de diseño de trajes, de muebles, libros, fotografías y esculturas. Como complemento, se proyectarán algunas películas de la época que guardan relación con los artistas y se podrán ver otros trabajos de creadores coetáneos. Conviene destacar que en la muestra queda patente la equiparación de los sexos (en consonancia con los ideales de la Revolución Rusa); a Popova se le ha otorgado el mismo espacio e importancia que a Rochednko y en términos de calidad e innovación en el trabajo, no hay diferencia entre los dos artistas.

rodchenko

La Revolución Rusa vino acompañada de un extraordinario movimiento artístico experimental conocido con el nombre de constructivismo. Los defensores de esta corriente cuestionaban los principios fundamentales del arte y se preguntaban qué lugar ocuparía éste en la nueva sociedad. Los constructivistas pensaban que el artista tenía que utilizar los materiales, científica y objetivamente, como un ingeniero, y que la producción de obras de arte debía atenerse a los mismosprincipios racionales que cualquier otro objeto manufacturado. Estos artistas ensayaron formas de trabajo colectivo y buscaron la manera de mejorar la vida cotidiana a través del arte.

En la primera parte de esta exposición podremos contemplar los experimentos que los artistas llevaron a cabo en el ámbito de la pintura, el dibujo y la escultura entre 1917 y 1921, año en que participaron en la exposición colectiva 5 x 5 = 25. En la segunda parte se muestra el trabajo que desarrollaron a partir de ese momento, cuando aplicaron las ideas constructivistas a la publicidad, al diseño de libros, los carteles propagandísticos, la industria textil, el teatro y el cine. La exposición arranca en 1917, año de la Revolución de Octubre, cuando Popova y Rodchenko empezaron a aplicar al diseño sus experimentos anteriores sobre abstracción geométrica.

rodchenko 1

El recorrido continúa con una sala dedicada a la escultura, donde aparecen construcciones tridimensionales; esculturas colgantes concebidas entre 1920 y
1921, dotadas de una mayor autonomía, ya que se liberan del suelo y la pared. A continuación se presenta parte de la exposición titulada “5×5 = 25” que
Rodchenko y Popova realizaron en Moscú en 1921 junto a Varvara Stepanova, Aleksandr Vesnin y Aleksandra Exter.  Una sala dedicada a la influencia que tuvo uno de los grandes pioneros del arte abstracto, Wassily Kandisky, figura clave para nuestros dos protagonistas, muestra obras de los primeros momentos del constructivismo ruso.

La exposición continúa con el momento en el que se produce la transición desde la pintura a otros medios como el diseño gráfico o la moda.  En estas salas encontramos, por ejemplo, diseños de trajes y telas realizados por Popova, diseños de tazas de café, cajetillas de cigarros, o carteles publicitarios y  anuncios. Seguidamente una sala dedicada al cine y al teatro, el compromiso de Rodchenko con el cine le llevó a trabajar con algunos de los cineastas rusos más destacados, como Dziga Vertov (1896-1954) o Lev Kuleshov (1899-1970). Por otro lado, también se recoge en la muestra la prolongada relación de trabajo que estableció Popova con el director teatral Vsevolod Meyerhold.

rodchenko 2

La temprana muerte de Popova, en 1924, no le permitió entrar en la siguiente fase del constructivismo. A partir de este momento Rodchenko se dedicaría
exclusivamente a la fotografía y el cine. La exposición recoge cómo éste empleaba la cámara para reflejar de forma efectiva la nueva arquitectura Soviética y para identificar, por medio de enérgicos retratos, a las figuras claves del movimiento constructivista. Por otro lado, se exhibe la relación entre Rodchenko y
su amigo el poeta futurista Maiakovsky (1893-1930) y cómo juntos se convirtieron en «constructores-publicistas», combinando palabras e imágenes con el fin de promocionar los productos de las industrias estatales.

En el último tramo de la muestra encontramos una réplica de lo que fue El club obrero, un espacio de ocio colectivo que fue diseñado para la Exposición
Internacional de Artes Decorativas e Industriales Modernas de París, en 1925. En este espacio, el proletariado podía disfrutar de su tiempo libre de forma productiva;  ajedrez, estanterías y un espacio de lectura, así como vitrinas movibles donde se podían exponer fotografías, documentos y mapas, y pantallas extensibles para proyectar películas y presentaciones.  Por último, el recorrido finaliza con la proyección de dos películas: La periodista de Lev Kuleshov (1927) y Moscú en Octubre, (1927) de Boris Barnet.

Museo Reina Sofía. C/ Santa Isabel, 52

Hasta el 11 de enero


Te puede interesar

Escribe un comentario