Restaurante ” El Gallinero “

El restaurante El Gallinero está situado en la Carretera de Navacerrada, dentro del término municipal de Collado Villalba (Madrid), a tan sólo 39 km. de la capital. Se encuentra emplazado en una finca rústica, antigua propiedad del Marqués de Pelayo, un aristócrata apasionado por la serranía madrileña que decidió localizar aquí su residencia de campo. El restaurante se encuentra en el edificio que en un comienzo fue utilizado como corral contiguo a la casa del guarda. Ha sido completamente remodelado manteniendo la arquitectura típica de esta zona y su esencia bucólica, prestando especial cuidado a todos los detalles.

Las nuevas instalaciones fueron inauguradas en octubre de 2003 y, junto al restaurante, albergan El Cortijo El Gallinero, un espacio para eventos y grandes celebraciones, ambos con entrada independiente y parking propio. Un gran portón de madera da la bienvenida al restaurante, cuyo espacio interior combina la tradición con la modernidad, en una armónica combinación de madera natural y piedra que se alza hasta el alto techo abuhardillado. Este primer espacio alberga la barra y uno de los salones. Un amplio pasillo, en el que se encuentra la bodega vista, permite el paso a la segunda zona, luminosa y con amplias cristaleras. En primavera y verano, este salón se convierte en una terraza en la que disfrutar de cenas al aire libre con la mejor temperatura. Cuenta con tres reservados, de diez cubiertos cada uno, que pueden unirse en un único espacio privado más grande. La capacidad total del restaurante es de 120 comensales.

el gallinero

La carta, sustentada en la alta cocina tradicional de temporada, ofrece los clásicos de la casa, como pueden ser las carnes a la brasa o los pescados de pincho, que se combinan con nuevas y creativas incorporaciones inspiradas en los productos estrella de cada estación. Entre las sugerencias  se incluyen entradas frías, calientes, carnes y pescados, con platos como Mouse de ajo blanco con salmorejo cordobés y viruta de jamón y Crema de verduras en hojaldre con molleja de pato o Carré de lechal confitado con salsa de miel y sésamo, patatas revolconas y brotes de soja.

En su carta habitual, es posible comenzar con alguna entrada, fría o caliente, como la Ensalada de bogavante renovada con vinagreta de fresas, Micuit de hígado de pato con chuntey de manzana e higos turcos, physalis y módena o los Huevos de El Gallinero con jamón ibérico, foie y sal maldón. Como plato fuerte, pescados como el Tronco de merluza braseado en guirlache de ajo sobre patatas panaderas, o carnes, como los Medallones de solomillo al foie con berenjena y patata asada, piezas a la brasa como el entrecotte de cebón o el centro de solomillo.

El apartado de postres merece mención aparte. Ha sido renovado completamente para ofrecer una selección de siete postres muy cuidados, como el Milhojas de hojaldre con cremoso de limón y ensalada de frambuesa o la Pera asada a las tres especies con helado de coco. También cuentan con una completa tabla de quesos, de unas 16 variedades nacionales, disponibles tanto para entrada como para postre.

el gallinero 2

En cuanto a la bodega, a la vista del comensal, cuenta una extensa carta de vinos de las principales regiones vinícolas nacionales, y caldos internacionales de Francia, Italia y Hungría, además de una gran selección de licores y espiritosos. Fernando Melcón, jefe de sala y sumiller, es el encargado de asesorar al cliente sobre la mejor elección para armonizar cada plato. El ambiente relajado y acogedor de El Gallinero invita a las grandes sobremesas, sobre todo teniendo en cuenta que dispone de carta de cafés e infusiones, carta de cócteles y cava de puros.

El restaurante ofrece, desde mediados del mes de febrero, El Picoteo de El Gallinero, una nueva alternativa para poder disfrutar de su alta cocina tradicional de temporada, de una forma diferente y a unos precios más asequibles (raciones desde 8 a 20 €). El equipo de cocina, fiel a la línea del restaurante, ha elaborado una carta en la que se presentan raciones, con sugerencias tanto frías como calientes. Pensando en esta fórmula del picoteo, también han diseñado una nueva carta de postres, vinos, cócteles, cafés y tes.

Horario: martes, miércoles, jueves y domingo de 13:00 h a 16:00 h; viernes y sábados de 13:00 h a 16:00 h y de 21:00 h a 00:00 h. (Lunes no festivos cerrado. Martes después de festivo cerrado)

Precio medio: 60 euros.

Te puede interesar

Categorías

Restaurantes y bares

Patricia Soriano

Estudios en Historia del Arte, colaboraciones en páginas relacionadas con el arte o el turismo ... y ahora aquí, en Absolut Madrid

Escribe un comentario