Nueva edición de “Libros a la calle” para los usuarios del transporte público

Se acaba de presentar la XV edición de la campaña para el fomento de la lectura, “Libros a la Calle”, que contará con 21.000 fragmentos de obras literarias en servicios de transporte público como los vagones de Metro, los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), los autobuses interurbanos, Metro Ligero, Intercambiadores y los trenes de Cercanías de Madrid. Además de distribuirse en librerías de la Comunidad de Madrid y bibliotecas públicas.

Esta campaña tiene como principal fin, el acercamiento de la lectura en los entornos cotidianos de los ciudadanos, como es el transporte público, para que en su trayecto se sientan atraídos por esos pequeños fragmentos y que a partir de éstos, se acerquen hasta los libros de los cuales proceden.

La iniciativa “Libros a la Calle” parte de la Asociación de Editores de Madrid junto con la Comunidad de Madrid, el Centro Español de Derechos Reprográficos y el Ministerio de Cultura, y se enmarca en el Plan de Fomento de la Lectura que puso en marcha la Comunidad en 2007. Dicha campaña  consiste en una serie de breves fragmentos, que se pueden leer en el intervalo de dos paradas. El texto va acompañado por una ilustración y pretenden que el viajero que los lea, quede atrapado por el texto y quiera continuar el libro hasta el final, o bien sienta interés por otras obras del mismo autor.

Entre los textos que se han seleccionado para esta nueva edición, están textos de: Ernesto Sábato ( “España en los diarios de mi vejez”); María Elena Walsh (“El reino al revés”); Pablo Neruda (“Cómo era España”); Ana María Matute (“El olvidado rey Gudú”);  Mario Vargas Llosa (” La ciudad y los perros”); Gabriel Ferrater (“Poema inacabado”); Gloria Fuertes (“Puesto del Rastro”); Manuel Vicent (“Verás el cielo abierto”); Mercé  Rodoreda (“La plaza del diamante”); Enrique Jardiel Poncela  (“Pero … ¿hubo una vez once mil vírgenes?”); Carlos Fuentes (“La muerte de Artemio Cruz”); Juan Goytisolo (“Crónicas Sarracinas”) y Álvaro Pombo (“Cuentos reciclados”).

 

Te puede interesar

Escribe un comentario