Los antiguos cafés de la Puerta del Sol

El Café Universal, popularmente conocido como el Café de los espejos, por la gran cantidad de espejos que colgaban de sus paredes, fue uno de los establecimientos más conocidos de la Puerta del Sol, y que cerró sus puertas en los años setenta. En él se llevaban a cabo tertulias, una de las más famosas fue la protagonizada por Benito Pérez Galdós y Juan León Castillo, y era frecuentada por otras personas famosas de aquellos tiempos.

El Café de Levante, el cual corresponde a tres emplazamientos  a lo largo de su andadura, eran unos cafés literarios que también albergó varias tertulias. Los tres establecimientos fueron: El Levante de Alcalá, inaugurado a mediados del siglo XIX; El Levante de la Puerta del Sol, estuvo abierto hasta 1860, era un lugar muy silencioso y recogido, sus principales clientes eran militares retirados y gente mayor. También tenía tertulias, servía comidas (destacaba su famoso bistec de la casa) y el Levante de Arenal.

El Café de la Montaña; se encontraba en la planta baja del Hotel de París, actualmente conocido como el edificio del “Tío Pepe”. En este café fue donde el escritor Valle – Inclán perdió un brazo a causa de una pelea con el periodista Manuel Bueno. Era de los más grandes que había en la Puerta del Sol, tenía 80 mesas de mármol, sillas tapizadas en rojo, mesas de billar y divanes. En él, como en casi todos, se reunían políticos, musicos, escritores, artistas …

El Café Lorenzini, muy frecuentado por Sociedades patrióticas. Situado entre las calles de Carretas y Espoz y Mina. Su nobre viene por el apellido de su dueño, aunque más tarde se pasó a denominar Café de las Columnas. Foto vía: Paloma Torrijos.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario