Las Torrijas de la taberna “El Anciano Rey de los Vinos”

La torrija es un dulce típico de Cuaresma y Semana Santa. De origen humilde, destaca por su elevado poder saciante, algo indispensable para todos aquellos que se abstienen de comer carne durante el periodo de Cuaresma. Religión aparte, la torrija es un dulce muy apreciado por los paladares más golosos. Las torrijas más típicas se elaboran con leche, aunque muchos gastrónomos las prefieren de vino por ser menos empalagosas.

Posiblemente las mejores  torrijas de vino de Madrid las elaboran en la Taberna El Anciano Rey de los Vinos (C/Bailén, 19), un establecimiento centenario situado en un rincón privilegiado, frente a la catedral de la Almudena y el Palacio Real. En el Anciano, las torrijas se elaboran artesanalmente en la cocina: fritas en un recipiente muy grande, éste permite que prácticamente se den la vuelta solas, cuando ya están doraditas por un lado.

Pararse en El Anciano Rey de los Vinos y degustar una de sus famosas torrijas acompañadas del vinito dulce típico de la taberna es un privilegio al alcance de cualquiera. En su interior se saborea intensamente el casticismo madrileño en un entorno centenario. Y en la terraza, ya lista para la nueva temporada, se puede disfrutar de la agradable temperatura de la primavera madrileña

Te puede interesar

Un comentario

  1.   M. Angeles dijo

    Las verdaderas torrijas de vino de toda la vida con fama durante mas de 40 años, fueron las de la taberna el anciano rey de los vinos de la calle de la paz n.4 en Madrid. Allí fué donde se inventaron en la postgruerra, por sus dueños ya fallecidos. Eran exquisitas, todo el mundo pensaba que tenían crema cuando la verdad es que solo tenian vino. Un placer.

Escribe un comentario