Las “cartas rusas” de Pablo Márquez

Osip Mandelstam,  Anna Ajmátova y Marina Tsvetáieva representan posiblemente la más alta cima de la poesía rusa del pasado siglo, pero al mismo tiempo sufrieron como artistas y como ciudadanos corrientes las atrocidades del régimen de Stalin, esto marcó trágicamente su obra y su vida llevándoles  por distintos caminos a la destrucción; en el caso del primero a la muerte en el Gulag, a Ajmátova a la prohibición de sus libros, la desaparición de su familia y vivir el asedio a Leningrado y para Tsvetáieva supuso el exilio, la muerte de toda su familia y el suicidio.

cartas rusas

Pero también el momento que les tocó vivir les permitió compartir destino y  conocerse, estableciendo intensas relaciones personales además  de una abundante correspondencia y numerosas dedicatorias de poemas. Si Píndaro fue quien dijo: “A quien nada intenta, silencio y anonimato”, para nada sirve esta aseveración en este caso. Estos poetas supieron en momentos de una presión intolerable y bajo unas circunstancias políticas, sociales e Históricas inhumanas, no rendirse y llevar su compromiso y su libertad hasta el límite de su existencia.

cartas rusas 2

El siglo XX acabó marcado trágicamente por la Revolución Rusa, las dos guerras mundiales, los fascismos y totalitarismos, el progreso material y la miseria moral de la cultura europea. Sin embargo, la obra de estos poetas, escrita en una situación de extrema precariedad, nos ofrece el ejemplo moral de la dignidad de la poesía frente al terror y la barbarie pero también es un ejemplo de la lucha por la dignidad social del artista, por su derecho a la voz y a la postura en la vida.

Galeria Evelyn Botella
C/ Mejía Lequerica 12

Te puede interesar

Escribe un comentario