Lhardy

Lhardy, es uno de los pocos sitios con solera que quedan por Madrid. Situado en pleno centro, es reconocible por su impresionante fachada, realizada en caoba por Rafael Guerrero en 1880, aunque el establecimiento fue fundado por Emilio Lhardy en 1839. Primero como pasteleria y luego se amplió el negocio con el restaurante. Fue el primer establecimiento de lujo que tenía la capital. Cuenta con siete salones, cinco de ellos privados: el japonés, el blanco, el Sarasate, el Gayarre y el Tamberlick y dos salones públicos: el isabelino y el principal. Lo típico es el caldo y los callos, aunque cuenta con una amplia y apetitosa carta.

Lhardy fue testigo de muchos acontecimientos de la época como las sobremesas de Primo de Rivera o el nombramiento de Alcalá Zamora como Presidente de la II República por Azaña. También fue refugio de numerosos artistas y sobre todo literatos como Azorín, Gómez de la Serna o Lorca.

Dirección: Carrera de San Jerónimo, 8

Precio medio: entre 40 – 60 euros

Te puede interesar

Escribe un comentario