La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

La primera propuesta para la fundacón de una Real Academia de Bellas Artes española, vino del pintor Antonio Meléndez en 1726, quien se lo propuso al rey Felipe V, pero no tuvo respuesta y se debió esperar a una segunda propuesta, la de Domenico Olivieri, escultor del rey, quien le había solicitado antes permiso para abrir una academia privada en su casa, aunque no funcionó tal idea. Su propuesta si se tuvo en consideración, y prueba de ello es que se materializó bajo el nombre provisional de Junta Preparatoria, entre 1744 y 1752.

Se le encargó a Sebastián de la Quadra, primer secretario de Estado y del Despacho, redactar una serie de reglas, que más adelante fueran las bases para los estatutos de la Academia. En la primera reunión se nombró Director General de la Junta a Olivieri, a quien le acompañarían otros seis maestros directores y otros tanto honorarios. La primera sede fue la planta noble de la Real Casa de la Panadería. Los estatutos de la Acadmia nacerían de un Real Decreto en 1752.

La Academia ha tenido tres sedes distintas a lo largo de su vida, pero la actual es sede oficial desde 1773 en el Palacio de Goyeneche obra de José de Churriguera, que a lo largo de los años ha ido sufriendo remodelaciones.

Sus actividades se basaban en la arquitectura, pintura, escultura y grabado, queriendo convertir la materia en estudios reglados, para esto se contaría con profesores y modelos de todo tipo. Estimulando la creación y el trabajo por medio de premios y pensiones de estudio en Roma. En 1873, se le dió su denominación actual, y añadió la disciplina de la música a sus enseñanzas.

Dos grandes reformas se llevaron a cabo en su historia, en 1987 se amplia el número de académicos numerarios, integrando la televisión, fotografía, vídeo y cinematografía a la sección de escultura; y una segunda reforma en 1996 cuando se elevó a 52 el número de académicos.

C/ Alcalá, 13

Te puede interesar

Escribe un comentario