La Plaza de Oriente (V): El Palacio Real

El Palacio Real de Madrid es la residencia oficial de Su Majestad el Rey de España, que lo emplea en las ceremonias de Estado, aunque no habita en él. El origen del palacio se remonta al siglo IX , al reino musulmán de Toledo, el emir Mohamed I construyó una edificación defensiva ( o alcazaba ) que después usaron los reyes de Castilla y sobre la que en el Siglo XVI, se construyó el Antiguo Alcázar. Carlos I y su hijo Felipe II son los impulsores de la transformación, convirtiendo el inmueble en residencia permanente de los monarcas.

Destruido este por un incendio en la Nochebuena de 1734, Felipe V quiso que el Palacio Nuevo ocupase el mismo lugar. Toda la construcción se hizo abovedada, en piedra y ladrillo, sin madera, para que ningún incendio pudiera destruirlo. Las obras se realizaron entre 1738 y 1755, ssegún planos del arquitecto Filipo Juvarra y de su discípulo Juan Bautista Sachetti. Francesco Sabatini se encargó de su finalización, así como de las reformas , la ampliación y la decoración,  estableciendo Carlos III su residencia en él en 1764.

Palacio Real

De planta cuadrada, el edificio, inspirado en los bocetos realizados por Bernini para la construcción del Louvre de París, se articula entorno a un patio rodeado de un pórtico, una galería y una Plaza de Armas. A lo largo de seis pisos se distribuyen las diversas estancias, teniendo salida a la fachada exterior sólo las más relevantes.

Su fachada principal da a la Plaza de Armas, que conecta con la Catedral de la Almudena. Se trata de un espacio perfecto para las paradas militares, ya sea de la Guardia Real como del Ejército, ante los que el rey pasa revista que se realiza a través de un paso para carruajes del que emana la escalera principal.  Se trata de una escalinata diseñada por Sabatini con más de 70 peldaños, cada uno de una pieza, que está custodiada por una bóveda presidida por un fresco de Verrado Giaquinto.

palacio real 1jpg

Sobrio pero grandioso, la arquitectura exterior del Palacio Real presume con su decoración a base de columnas, cornisas, molduras y una balaustrada que lo remata en su parte más alta. Entre las numerosas ventanas que rompen las fachadas, destacan los balcones que se corresponden con estancias representativas. Así, el Salón del Trono se identifica claramente en la fachada principal ya que está enmarcado por cuatro columnas de gran tamaño. Por su parte, la fachada oeste luce el balcón del Comedor de Gala mientras que el Comedor de Diario tiene vistas a la Plaza de Oriente. La cara norte del recinto corresponde con la capilla, por lo que no cuenta con ningún balcón.

Para su decoración interior, se emplearon ricos materiales: mármoles españoles, estucos, madera de caoba en puertas y ventanas e importantes obras de arte, en especial las pinturas al fresco de los principales artistas del momento como Giaquinto,Tiepolo o Mengs y sus seguidores españoles Bayeu y Maella.

La decoración del Palacio Real de Madrid ha ido cambiando con el paso del tiempo según los diferentes estilos artísticos de cada momento. Del reinado de Carlos III se conservan el Salón del Trono, la Cámara del Rey (o de Gasparini) y la Sala de Porcelana, obra de la Real Fábrica del Buen Retiro. Del reinado de Carlos IV destaca el Salón de Espejos y de época Alfonso XII el Comedor de Gala. Durante el siglo XIX se incorporan elementos que destacan por su modernidad y que originan ciertas alteraciones decorativas. Es el caso de la colocación de papel pintado, que obliga a retirar algunos cuadros de las paredes del palacio y cederlos al Museo del Prado.

palacio real 2

El Salón del Trono: la decoración del Salón del Trono se conserva intacta desde el reinado de Carlos III. La bóveda fue pintada al fresco por Tiepolo, que la terminó en 1766, y representa la Alegoría de la Monarquía Española, con personificaciones de los reinos que la integraban en el siglo XVIII. El mobiliario de talla dorada y el bordado de la colgadura de terciopelo fueron realizados en Nápoles, donde Carlos III había reinado. Los espejos, enormes para la época, son de la Real Fábrica de La Granja, y las arañas de cristal de roca fueron adquiridas en 1780 en Venecia. Velázquez trajo en 1650, desde Roma, los leones de bronce dorado que flanquean el dosel del trono. Palacio alberga una selecta Galería de Pinturas, con importantes obras como el ” Políptico de Isabel I la Católica “, obra de Juan de Flandes, ” Salomé con la cabeza del Bautista ” pintado por Caravaggio, un ” Caballo “ realizado por Velázquez o diversos cuadros de Goya; también se exhiben importantes instrumentos musicales, como el cuarteto realizado para el rey de España por Estradivarius y la importantísima colección de la Real Armería.

Salón Columnas, donde se firmó el Tratado de Adhesión de España a la Unión Europea. Presidido también por una bóveda pintada por Giaquinto, luce en sus paredes tapices del siglo XVII, bustos romanos e incluso esculturas procedentes del Antiguo Alcázar. Esta era la estancia destinada a albergar los actos oficiales hasta que Alfonso XII ordenó una remodelación por la que tres salones pertenecientes al Cuarto de la Reina quedaban unidos mediante unas arcadas, dando lugar a lo que se conoce como Comedor de Gala. La obra se realizó a finales del siglo XIX, creando una sala aderezada con tapices del siglo XVI, jarrones de porcelana china del XVIII y pinturas de Mengs, González Velázquez y Francisco Bayeu.

palacio real 3

El Salón de Alabarderos, -que fue estancia personal de Carlos III-, la Salita Gasparini, -con gran decoración a base de elementos vegetales, de finales del siglo XVIII-, la Capilla Real, -presidida por una gran cúpula que está adornada con un fresco sobre ” La Coronación de la Virgen “, de Cerrado Giaquinto-, o el Gabinete de Maderas Finas de la Reina María Luisa, decorada en estilo rococó, son otras estancias de interés.

También resulta curiosa la Real Farmacia -que conserva armarios para las plantas medicinales, recipientes de cerámica, frascos de la fábrica de La Granja e incluso las recetas que se dispensaban a la Familia Real- y es imprescindible dedicar un bien aprovechado tiempo a la Real Armería.

La Real Armería está considerada como una de las colecciones más importantes de su género. Conserva armas y armaduras pertenecientes a los reyes de España y a otros miembros de la Familia Real, desde el siglo XIII.  Tras un largo periodo de restauración, reabierta en el 2000, presenta una importante selección de armas y armaduras del periodo medieval, así como la armería de Carlos V y Felipe II.

Te puede interesar

Escribe un comentario