La Plaza de Oriente (IV): El Teatro Real

El Teatro Real es el teatro de la ópera de Madrid y está considerado como uno de los más importantes de España.  Situado en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real. Su historia comienza con la reina Isabel II promovió la construcción en Madrid de un teatro de ópera para acoger a la corte. Para esta tarea, la corona cedió los solares del Caño del Peral, en la Plaza de Oriente, sin embargo acontecimientos políticos paralizaron el proyecto, hasta 1850 por una Real Orden se exige que deben terminarse en un plazo de seis meses.

Los arquitectos fueron Don Antonio López Aguado y Don Custodio Moreno, son encargados de crear un edificio con forma hexagonal irregular. Cuya principal fachada miraría a la Plaza de Oriente y la otra sobre la Plaza de Isabel II. En la decoración interior trabajaron los artistas y decoradores más importantes de la época como Bravo, Rafael Tejeo y Lúcar. Aparte del coso teatral, había dos salones de baile, tres salones, una confitería, un café, un tocador y un guardarropa. Todas estas comodidades  copiadas de grandes teatros europeos como el San Carlo de Nápoles.

El teatro se inauguró el 10 de octubre de 1850, coincidiendo con el cumpleaños de la reina, con la  obra La favorita, de Donizetti y actuando artistas de renombre, como el soprano Alboni o el director de orquesta Michel Rochelle.

Teatro Real

Debido al enorme coste que tenía una representación, en torno a 1.200.000 reales y a las deudas por su construcción, el Teatro Real pasó a manos de una empresa privada, que impuso unos precios que oscilaban entre los 80 y los 100 reales. Cada  temporada de ópera,  tenía un promedio de 120 representaciones, la mayoría óperas, ballets y conciertos. La plantilla del teatro ascendía a 447 empleados, más los artistas que participasen en las obras concretas.

Pero  la mala gestión de las ventas y los pocos beneficios obtenidos obligaron a dejar otorgar a una compañía de ópera de Italia la exclusividad en las representaciones en el coso. Las temporadas de 1854–1855 y 1855–1856 no llenaron el aforo y crearon serias deudas al teatro, por lo que se rebajaron las entradas del teatro con la intención de ampliar el público. Esto causó que la aristocracia y la alta burguesía dejasen de frecuentarlo, haciendo aún mayor el descalabro financiero.

teatro real 1

En el año 1857 el teatro fue superando de la crisis, ya que recuperó su público. Se tuvieron que numerar los asientos y se dispuso la construcción de un Palco Real.  A partir de entonces, el teatro sufre poco a poco un enorme declive, ya que a pesar de la representación de grandes óperas y la dirección de habilidosos conservadores como Andrés Coello, las crisis económico-políticas y diversos factores , como su incendio  en 1867, causaron su ruina. Aunque se volvió a  levantar durante cerca de 50 años,  en 1925  el Teatro Real se cierra por Real Decreto, ya que corría el peligro de derrumbarse debido a las obras del Metro que se hacían en sus inmediaciones.

A pesar del cierre, el gobierno siempre barajó la posibilidad de restaurarlo, creando numerosos proyectos como el que se encargó al arquitecto Flórez Urdanpilleta, quien planteó una remodelación faraónica del edificio. Pero dificultades económicas impidieron la realización de estos proyectos y se llevó a cabo una simple restauración, auspiciada por la Fundación Juan March (que lo encargó al arquitecto Manuel González Valcárcel), para su reapertura en 1966 como sala de conciertos, incluyendo en el edificio las instalaciones del Conservatorio de Música.

Teatro Real 2

De 1991 a 1997, los arquitectos Jaime González Varcárcel, Miguel Verdú Belmonte y Francisco Rodríguez Partearroyo llevaron a cabo sus obras de reconversión del Teatro en una sala operística. Se tuvo que reformar el escenario, que posee 1.430 metros cuadrados encuadrados en una arco de 18×24 metros, a lo que hay que añadir una compleja y sofisticada constitución técnica. Además, se redecoraron todos los espacios del edificio.

Hoy en día el Real es uno de los principales teatros operísticos de Europa, cuyas temporadas acogen magníficas producciones en las que participan primeras figuras internacionales del canto, la dirección musical, la dirección de escena y la danza.

Te puede interesar

Escribe un comentario