La naturaleza de Adolfo Schlosser

La Galería Elvira González inaugura  la tercera exposición individual del artista Adolfo Schlosser (Leitersdorf, Austria 1939 – Bustarviejo, Madrid 2004). Esta muestra reune 19 piezas entre esculturas, dibujos y fotografías. Es la primera exposición que se celebra en la galería después de la muerte del artista en diciembre de 2004.

scol

Para entender la obra de Schlosser es preciso conocer ciertos datos biográficos que marcaron al artista desde su niñez y que se perciben en su obra. Su infancia cerca de un bosque a las afueras de la ciudad austríaca de Leitersdorf, transcurre en el taller de cerámica de la  familia donde aprenderá las técnicas de elaboración. Gran conocedor de la naturaleza, aprenderá desde joven a utilizar estos materiales para sus obras en el futuro: madera, piedras, setas y más tarde algas, cera o piel. En su juventud, Schlosser  fue pescador en Islandia y estuvo embarcado en un ballenero. Posteriormente realiza numerosos dibujos de aves y cetáceos. Las referencias al mar y a los barcos son visibles en sus obras como en la escultura hecha de madera de abedul, cera cuerda y piedra fechada en 2001  y que recuerda al ala de un pájaro o al mástil de un embarcación con la vela deplegada, frágil y resistente al mismo tiempo.

schol

Destacan, tres obras de los años 70 que enseñan la faceta más conceptual de Adolfo Schlosser en las que se ve su trabajo con maderas quemadas y cómo comienza a experimentar con telas tensadas que más tarde se convertirán en pieles tensadas. En la exposición se pueden ver dos de las últimas fotografías que realizó Schlosser. Collage de fotografías con forma de una caracola.

Galería Elvira González. C/ General Castaños, 3

Hasta 14 de noviembre

Te puede interesar

Escribe un comentario