La Casa de las Flores

Construida entre 1930 y 1932 por el arquitecto Secundino Zuazo Ugalde, está situada sobre una manzana completa comprendida entre las calles Hilarión Eslava, Gaztambide, Meléndez Valdés, y Rodríguez San Pedro.

Prototipo de vivienda racional, adecuadamente ventilada e iluminada, la Casa de las Flores de Zuazo ha significado un hito en la construcción de edificios de viviendas en Madrid. La manzana está compuesta por dos cuerpos paralelos de cinco casas separadas cada una por un jardín, y estructuradas en torno a un gran patio de servicios.  Dispone de 288 viviendas y se estructura en torno a tres patios, de los cuales el central es el de mayor tamaño. Todas las viviendas son exteriores, bien iluminadas y muy ventiladas, predominando así su carácter higienista, muy propio de la vanguardia de la época. Sus patios estaban ajardinados y disponían de unas pequeñas y coquetonas fuentes. La esquina que da a la calle Princesa, tiene unos balcones con jardineras, de donde se deriva el nombre del edificio.

La Casa de las Flores es un avance entre el diseño de manzanas cerradas del ‘Plan de Castro’, para el ensanche de Madrid y las modernas edificaciones de bloques abiertos que marcarán las tendencias de las edificaciones de viviendas colectivas.

Esta casa era la vivienda habitual de Pablo Neruda en sus estancias por Madrid y según su autobiografía,desde allí se veían ” los campos de Castilla”. Fue Rafael Alberti quien le recomendó fijar su residencia en ‘La Casa de las Flores’. Instalado en uno de sus pisos, hizo derribar un tabique interior para ganar amplitud en el salón, donde recibiría a sus amigos. Muchos de ellos eran intelectuales relacionados con la prestigiosa Residencia de Estudiantes como Lorca, Moreno Villa y Cernuda entre otros. Junto a ellos viviría su mejor momento personal y colectivo, tal y como él mismo dejó escrito. Con ellos adquirió conciencia política y no sólo fue testigo de los acontecimientos que fueron el preludio de la Guerra Civil sino que tomó parte como actor en lo que sería el mayor drama de nuestra historia reciente. También vivió en ‘La Casa de las Flores’ sus últimos años hasta su muerte el escritor Emilio Carrere.

Prácticamente destruida durante la Guerra Civil, tuvo que ser reconstruida en la post guerra. Fue declarada Monumento Nacional en 1981. Desde el año 2005 el edificio está protegido por una normativa especial de la Comunidad de Madrid, que preserva su espíritu original

Te puede interesar


0 comentarios

Escribe un comentario