La Calzada Romana de Galapagar

La Calzada romana de Galapagar, fue construída entre el 213 y el 217 d.C, era la denominada Vía Antonina y unía Mérida con Zaragoza, pasando por Segovia, Galapagar desde el Puente del Herreño hasta el Puente del Toril, Titulcia,y Alcalá de Henares. Construida a base de grandes losas de granto, colocadas directamente en el suelo. Todavía se conservan los mojones en la vía conservados en el valle de la Fuenfría, uno de ellos localizado en la Plaza del Ayuntamiento de Galapagar. También se han encontrado una alcantarilla de època romana, realizada con losas de granito.

En distintas época, se constata el uso de la Vía, por ejemplo, en la época medieval se refieren a ella como la carrera toledana, una vía que unía Segovia con Toledo. En el siglo XVIII, se construye el Puente del Toril para que por ahí pasará la carretera que unía a MAdrid con El Escorial y con Castilla La Vieja. En el siglo XIX, se convirtió en una vía pecuaria

En 2008 se consiguió recuperar el tramo de Galapagar. Se trata  un tramo de unos 200 metros de longitud y 8 de ancho. Lo que salió a la luz fue la calzada con las reformas que se efectuarón en los siglos anteriores.

Te puede interesar

Escribe un comentario