La Ámerica de Hopper en el Museo Thyssen Bornemisza

El Museo Thyssen – Bornemisza junto con la Réunion des Musées Nationaux de Francia, ha orgaizado la mayor y más ambiciosa exposición del artista norteamericano Edward Hopper, que se haya montado en Europa. Realizada a base de préstamos de grandes museos y otras instituciones (Moma, Metropolitan de Nueva York, Museum of Fine Arts de Boston, Addison Gallery of American Art de Andover o la Pennsylvania Academy of Fine Arts de Filadelfia), además de coleccionistas privados, y con una colaboración muy especial del Whitney museum of American Art de Nueva York, que ha cedido 14 piezas pertenecientes al legado de Josephine N. Hopper, la esposa del pintor

En total, la exposición madrileña reúne 70 obras, entre pinturas, grabados, dibujos y acuarelas, que analizan la evolución en la obra pictórica de Hopper, desde sus comienzos en la New York School of Art, hasta su etapa más madura, a través de un recorrido cronológico donde también se destacaran los temas más recurrentes de su pintura

Edward Hopper está considerado como el principal representante del realismo norteamericano del siglo XX. Sus cuadros son el fiel retrato del país, donde se revela su cara más moderna, de una forma realista y simplificada. En su producción también destacan sus cuadros de paisajes y escenas al aire libre, la gran mayoría en lugares públicos como bares, hoteles, trenes, estaciones … que se han convertido en las obras más reconocidas de su pintura

Aunque todas estas escenas las suele representar en entornos vacíos, con fuertes contrastes entre la luz y la sombra, que acentúan la soledad y el dramatismo del hombre moderno. Es por ello que, aunque la popularidad y el estilo “fácil” de su obra, la producción de Hopper es uno de los fenómenos más complejos del arte del siglo XX, y su obra, en España, no ha sido muy difundida, vacío que pretender llenar el Museo Thyssen con esta exposición

Hasta el 12 de septiembre

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario