Juana Bautista Maíno en el Museo del Prado

eeeeElEl Museo del Prado presenta la primera exposición monográfica dedicada a
Juan Bautista Maíno (Pastrana, 1581-Madrid, 1649), uno de los artistas más
originales pero también más desconocidos de la pintura española de la primera
mitad del siglo XVII. La muestra –patrocinada por la Fundación Amigos del
Museo del Prado- reúne en primicia casi toda la producción conocida del
pintor, incluidas siete obras inéditas, junto a otras composiciones de artistas
italianos y españoles que contribuyen a contextualizar su producción en un
ámbito internacional y nacional. La exposición se acompaña de un extenso
catálogo, que recoge los resultados de la exhaustiva investigación llevada a cabo
para la organización de la misma, editado con el patrocinio por la Sociedad Don
Quijote de Castilla-La Mancha.Museo del Prado presenta la primera exposición monográfica dedicada a
Juan Bautista Maíno (Pastrana, 1581-Madrid, 1649), uno de los artistas más
originales pero también más desconocidos de la pintura española de la primera
mitad del siglo XVII. La muestra –patrocinada por la Fundación Amigos del
Museo del Prado- reúne en primicia casi toda la producción conocida del
pintor, incluidas siete obras inéditas, junto a otras composiciones de artistas
italianos y españoles que contribuyen a contextualizar su producción en un
ámbito internacional y nacional. La exposición se acompaña de un extenso
catálogo, que recoge los resultados de la exhaustiva investigación llevada a cabo
para la organización de la misma, editado con el patrocinio por la Sociedad Don
Quijote de Castilla-La Mancha.Museo del Prado presenta la primera exposición monográfica dedicada a
Juan Bautista Maíno (Pastrana, 1581-Madrid, 1649), uno de los artistas más
originales pero también más desconocidos de la pintura española de la primera
mitad del siglo XVII. La muestra –patrocinada por la Fundación Amigos del
Museo del Prado- reúne en primicia casi toda la producción conocida del
pintor, incluidas siete obras inéditas, junto a otras composiciones de artistas
italianos y españoles que contribuyen a contextualizar su producción en un
ámbito internacional y nacional. La exposición se acompaña de un extenso
catálogo, que recoge los resultados de la exhaustiva investigación llevada a cabo
para la organización de la misma, editado con el patrocinio por la Sociedad Don
Quijote de Castilla-La ManchaEl Museo del Prado presenta la primera exposición monográfica dedicada a
Juan Bautista Maíno (Pastrana, 1581-Madrid, 1649), uno de los artistas más
originales pero también más desconocidos de la pintura española de la primera
mitad del siglo XVII. La muestra –patrocinada por la Fundación Amigos del
Museo del Prado- reúne en primicia casi toda la producción conocida del
pintor, incluidas siete obras inéditas, junto a otras composiciones de artistas
italianos y españoles que contribuyen a contextualizar su producción en un
ámbito internacional y nacional. La exposición se acompaña de un extenso
catálogo, que recoge los resultados de la exhaustiva investigación llevada a cabo
para la organización de la misma, editado con el patrocinio por la Sociedad Don
Quijote de Castilla-La Mancha.

El Museo del Prado presenta la primera exposición monográfica dedicada a Juan Maíno (Pastrana 1581 – Madrid 1649 ), uno de los artístas más originales pero también más desconocidos de la pintura española de la primera mitad del siglo XVII. La muestra reúne en primicia casi toda la producción conocida del pintor, incluidas siete obras inéditas, junto a otras composiciones de atistas italianos como Caravaggio, Guido Reni o Carracci y españoles que contribuyen a contextualizar su producción en un ámbito internacional y nacional.

Organizada en ocho ámbitos temáticos, la exposición ofrece un recorrido a través de la evolución pictórica del artista que se inicia con obras de pequeño formato, a las que siguen el Retablo de Pastrana (Guadalajara), los paisajes y los retratos, continuando por el conjunto de las Cuatro Pascuas para el Retablo de San Pedro Mártir en Toledo, al que suceden obras de gran formato y figuras de cuerpo entero de santos como María Magdalena, San Pedro en lágrimas o San Juan Bautista, para finalizar con su obra más emblemática, La recuperación de la Bahía del Brasil.

maino

Entre las obras del artista conservadas en el Prado, cabe destacar las diez pinturas que conformaron su obra maestra en el convento donde ingresó como dominico en 1613: el Retablo de San Pedro Mártir, en Toledo, proveniente del extinto Museo de la Trinidad. Los cuatro lienzos de gran tamaño que constituyen la parte más destacada de ese conjunto son obras fundamentales de la pintura española del siglo XVII. Dos de los mismos, la Adoración de los Magos y la Adoración de los pastores, se sitúan en las cotas más altas de la mejor pintura europea del momento, remitiendo directamente a pintores como Savoldo, Caravaggio, Orazio Gentileschi o Guido Reni.

maino 01

De las colecciones reales que dieron origen al Prado, procede La recuperación de Bahía del Brasil (1634-35), su obra más emblemática, destinada a decorar el Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro. La vinculación de Maíno con la Corte le llegó gracias a su fama como excelente pintor y a su condición de dominico, y hacia 1620, cuando contaba 42 años, Felipe III lo llamó para que fuera maestro de dibujo del futuro Felipe IV. Por entonces, Maíno trabó amistad con Velázquez, a quién protegió y eligió en un concurso público para pintar el tema de La expulsión de los moriscos (hoy desaparecida) frente a rivales tan reputados en ese momento como Carducho, Cajés y Nardi.

maino 02

De esta época del pintor data el Retrato de caballero (1618-23), adquirido por el Museo del Prado en 1936, uno de los cuatro únicos cuadros firmados por el artista y obra capital dentro de su producción, en la que se aprecian afinidades con la retratista de la escuela holandesa y las composiciones del Greco.

Museo del Prado

Hasta el 17 de enero

Horarios: de martes a domingos de 9 a 20 hrs

Tarifa general: 8 euros

Te puede interesar

Escribe un comentario