Joyas del Arte: “El Gran profeta” de Pablo Gargallo

“El gran Profeta” fue sin duda la obra que resumía todos los principios escultóricos en la obra de Pablo Gargallo: la síntesis y el empleo del vacío como elemento escultórico. Aunque en ella incorpora dos nuevas aportaciones: la técnica del modelado y la fundición del metal, dos técnicas tradicionales al servicio de la vanguardia.

Sin llegar a la abstracción, aplicó grandes avances en cuanto a la investigación formal del espacio y de la materia. Se recrea una figura, a través de su reconstrucción, usando planos curvos y vacíos que se cortan entre sí, técnica procedente de la descomposición propia del cubismo. El concepto expresionista de la escultura, viene dada por su monumentalidad  fuerza en el modelado.

Gargallo, no pudo ver el resultado final de la obra, ya que la fundición fue en 1936, y el muere en el 34.

Pablo Gargallo, fue junto con Julio González, el escultor de vanguardia más importante. Destaca sus trabajos con el metal no fundido. En su lenguaje escultórico, entran a formar parte elementos como las formas concavas, el hueco. En un metal que normalmente era forjado o recortado, no fundido como venía siendo habitual a lo largo de la historia

Te puede interesar

Escribe un comentario