Holandeses en el Prado

El Museo del Prado concentra la atención en la pintura holandesa con la ya citada obra invitada ” La Compañía del capitán Reijnier Reael “ y la nueva exposición temporal ” Holandeses en el Prado “. La muestra plantea por primera vez un amplio y atractivo recorrido a través de las principales obras de esta escuela conservadas en el Museo. Entre las principales novedades puestas de relieve con esta exposición, destaca la presencia de la única pieza de Rembrandt que se conserva en las colecciones españolas, tradicionalmente expuesta bajo el título Artemisa y ahora identificada como Judit en el banquete de Holofernes.

2._Judit_presentando_la_cabeza_de_Holofernes

Con ” Holandeses en el Prado ” se presentan reunidas por primera vez 56 de las obras más representativas de esta desconocida escuela en la que están presentes muchos de los pintores que en su tiempo gozaron de mayor fama y reconocimiento. El resutado que ahora se presenta, mediante la exposición,  permite sobre todo depurar la colección de cuadros que desvirtuaban esta colección, catalogados hasta ahora como holandeses pero pertenecientes en su mayoría a la escuela flamenca. Junto a la ” Judith en el banquete de Holofernes “ de Rembrandt, le acompañan en la exposición la de Salomon de Bray ” Judit presentando la cabeza de Holofernes “ y algunas de las piezas más destacadas de esta colección como ” La incredulidad de santo Tomás ” de Mathias Stom; ” Júpiter y los demás dioses urgen a Apolo a retomar las riendas del carro del Día” de Cornelis van Haarlem y ” La salida al campo ” de Jan Both.

holandeses2

Además, la exposición comprende obras de todos los géneros propios de la tradición holandesa: marinas con obras  como ” Combate naval ” de Hendrik Cornelisz Vroom o ” Playa con pescadores” de Adam Willaerts; paisajes invernales como ” El puerto de Amsterdam en invierno ” de Hendrik Jacobsz Dubbles; escenas de género como ” Concierto rústico con flauta y violín ” de Adriaen van Ostade o ” Desembarco de un cortejo en un puerto fluvial ” de Hendrik van Minderhout; bodegones como ” Gallo muerto ” de Gabriël Metsu o ” Bodegón con vaso de plata y reloj ” de Willem Claesz Heda; y retratos como ” Retrato de una señora de la familia van Beijeren van Schagen ” de Michiel Jansz van Mierevelt. No faltan en la selección expuesta un amplio conjunto de los grandes paisajes italianizantes de Herman van Swanevelt y Jan Both, encargados en Roma por orden de Felipe IV para la decoración del Palacio del Buen Retiro.

Te puede interesar

Escribe un comentario