En concierto: Neil Hannon

Un concierto de Neil Hannon en solitario. Su voz, un piano y una guitarra. Calificar una velada así como algo especial es quedarse muy corto. Porque Hannon sobre el escenario y sin nadie alrededor es lo más cerca que el pop británico ha estado los últimos veinte años de juntar en la misma persona a Scotto Walker y James Joyce. No sólo eso: él ha  sido y es también The Divine Comedy, el grupo que comanda desde 1989, lo más cerca que el pop británico ha estado de hacer pasar a The Smiths por el aro de Maurice Ravel y la Electric Light Orquestra. Un personaje intransferible y único.

neil

Nacido en 1970, este noriralndés instaló su álter ego musical en los años 30 y desde ahí ha sido infiltrado la figura del ” crooner ” en la música moderna del Reino Unido con las artes de un profesor victoriano. Lo ha hecho a lo largo de una decena de álbumes, convertido en el único miembro fijo de The Divine Comedy, banda que fundó para dar salida a un cancionero irónico y exhuberante, repleto de orquestaciones y guiños literarios que le ha servido para desnudar las contradicciones del amor, el sexo y la venganza. Aunque ha compuesto como un Casanova de moral decadente, también se ha presentado orgulloso con sobredosis de romanticismo.

Heineken Music Selector no podía encontrar un mejor anfitrión para el 30º aniversario de la sala El Sol. No todos los días se cumple esa edad, y menos si eres una sala de conciertos. El 17 de diciembre, Hannon despojará de orquestaciones sus himnos neoclásicos y los vestirá de carisima y memorable dulzura para sumarse a este feliz cumpleaños con una clase magistral.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario