En concierto: Linda Guilala

Juniper Moon fueron unos de los más hábiles compositores de píldoras punk – pop que ha habido nunca en territorio español. Pero el caso es que ya hace más de 4 años que no existen Juniper Moon. De las cenizas de aquel grupo irrepetible nacieron hace cuatro años: Linda Guilala. Iván y Eva se lanzaron a la composición de temas con la inmediatez  como modus operandi, igualmente aadictivo, manteniendo esa frescura máxima en las melodías, con lo mejor de la tradición pop de bandas de la nueva ola española como Alaska y Los Pegamoides o Los Zombies, con la insolente energía de Helen Love, y esa pasión por las texturas densas pero cautivadoras de grupos como The Charlottes, Lush o Pale Saints.

Tras tres años creando expectativas, sonando en las emisores independientes de medio mundo, participando en recopilatorios de diferentes compñías independientes de dispares países, siendo nombrados en múltiples medios y destacados como segunda mejor maqueta del año 2006. Por fin llegaron a Elefant con su disco de debut “Bucles infinitos”, un álbum redondo, una demostración de una manera de entender el pop que pocos han subliminado hasta éste, sabiendo equilibrar la energía juvenil , la pasión twee con querencias por el pop más clásico, el tecno – pop más luminoso con este toque punk irremediable, y sobre todo el brillo brumoso de las atmósferas shoegazers,dando lugar a un auténtico tratado para los amantes del génro melódico por antonomasia.

“Te he cambio”, “Nadie se dará cuenta” , “Nada nos va a importar”, “Ilusión” o “Bucles infinitos” son auténticos hits ultra – pegajosos. “Sexta dimensión” o la escurridiza “Guerrillera Jardinera” representan los momentos más calmados del disco, pero con una furia melódica y unos estribillos magnéticos bañados de ruido. “Protagonista central” o “Saber perder” son un pildorazo pop con ese toque de tabasco (punk), los bajos de “Torremolinos” comienzan guiándonos por los senderos shoegaze para acabar en un gesto disco sorprendente y un estribillo tremendo. Porque esa es una de las grandes sorpresas que esconde éste disco: suena a muchas cosas y a ninguna a la vez, y en éste caso es más cierto que nunca, las canciones de Linda Guilala tocan muchos palos, saben jugar al pop y a la melancolía, a la velocidad y el ensimismamiento, a las texturas y a las melodías, y al final simplemente te dejan con la sensación de haber escuchado un puñado de composiciones pop tremendamente adictivas que nunca antes habías echado a tus oídos.

Linda Guilala

Sábado, 20 de marzo

Neu! Club. C/ Galileo, 100

Entradas: 10 euros anticipada. De venta en Escridiscos, Librería musical El Argonauta y el la Sala


Te puede interesar

Escribe un comentario