El Puente Romano de Talamanca del Jarama

El Puente romano de Talamanca del Jarama, tiene su origen en la ocupación romana del territorio, aunque ha sufrido distintas modificaciones en la Edad Media y siglo XVI y últimamente en el año 1973.

Consta de cinco arcos rebajados, distribuidos irregularmente, siendo el más meridional el más grande. Hecho en sillería de piedra caliza, con tajamares triangulares  a los lados. Debido a las remodelaciones hechas en la Edad Media, se pueden apreciar las distintas marcas de cantero que hay en alguno de sus sillares. En la época romana, cuando fue construido, cruzaba el río Jarama, hoy en día el río, debido a una variación del cauce, corre más hacía el este, y a su alrededor existe un parque.

Entre los siglos IX y X, con la dominación islámica, tuvo un carácter meramente defensivo, ya que era una zona fronteriza, donde los islámicos levantaron un sistema defensivo formado por caminos militares, atalayas y ciudadelas. Por ello se piensa que el Puente fuera reformado para tal empleo, y que en aquellos años comunicará el paso entre Talamanca del Jarama y el Valle del Tiétar.

Tras la Reconquista cristiana, el Puente perdió su función militar y se convirtió en un paso obligado en el camino a Toledo, imponiendo un impuesto a todo aquel que pasará por el Puente, por parte del Arzobispado de Toledo.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   DECO RUSTICA dijo

    Muy linda nota.
    Los felicito por la informacion

Escribe un comentario