El primer Bistró Japones de Madrid

El Bistró Sukothay se ha transformado para convertirse en el primer Bistró Asiático de España. Una sugerente apuesta por los contrastes de aromas, sabores y colores, junto con la delicadeza y exotismo que desprenden cada uno de los ingredientes. Así, su también estrenada carta se ha dividido en tres apartados, que comienzan por los Clásicos Sukothay, en donde podremos encontrar las recetas más emblemáticas como el Pollo al curry amarillo con piña, albahaca y wok de verduritas o el Padthai de langostinos

Le sigue, el Bistró Japo, donde se encuentran las creaciones del país del Sol Naciente, entre ellas los sashimis, makis, niguiris y tempuras que no podían faltar,pero en esta ocasión, con un toque muy especial. Por ejemplo platos como la Corvina con su picadita y granizado de maracuyá; los uramakis de Toro con atún, chutney de mango y tobico al yuzu y Ahiru; Pato marinado con frutos rojos; la tempura Kebap maki de cordero desmigado, cous cous de verduras con yogurt y menta; o el Caribbean maki con piña, cangrejo , coco y huevas de pez volador al yuzu

Y la última de sus secciones el Bistró Fusión, donde se saborea el mestizaje con entrantes como las Sardinas ahumadas sobre hierbas provenzales, jengibre, hojas de mizuna y salmorreta; o el Tartar de salmón, mahonesa de wasabi, soja dulce y foie gras de pato caliente. Entre los pescados: Vieiras en leche de coco, lima kaffir con un ligero toque picante de chile rojo y ratatouille; y en cuanto a las carnes: Pichón en dos texturas, berenjena japonesa asada, polvo de falsa trufa negra y teriyaki. Y para terminar, lo podemos hacer con algunos de sus postres como la Torrija de maíz , sopa de chocolate al tandori y helado de cacao

También han creado un menú Bistrogustación en donde, por 38 euros, puedes disfrutar de una selección de 4 entrantes, una carne, un pescado y un postre. También ofrecen menú diario, de lunes a viernes, por 16,20 euros

Esta completa transformación va también acompañada de una transformación completa del local, haciendo de éste un espacio más acogedor y alegre, con cierto toque vintage y el uso de la madera y el acero

Paseo de la Castellana, 105

Te puede interesar

Escribe un comentario