El Parque del Retiro (I)

El Parque del Retiro comienza su historia cuando el Conde Duque de Olivares entre 1630 y 1640, le regala al rey Felipe IV unos terrenos para el recreo de la Corte. Después comenzó la construcción del Palacio del Buen Retiro, como una segunda residencia, en aquella época,a las afueras de Madrid, en un área muy apacible para el descanso.

Al Palacio le siguieron otros edificios como, el Teatro del Buen Retiro, el Casón del Buen Retiro ( antiguo Salón de Baile),  el Museo del Ejército (antiguamente el Salón de Reinos, con sus pinturas de Velázquez y Zurbarán) y los jardines, todo ello bajo la dirección de Giovanni Battista Crescenzi y Alonso Carbonell. Entre otros arquitectos que trabajaban en ello, destaco Cosme Lotti, el cual fue encargado de levantar una leonera, para exhibir fieras salvajes y también una enorme jaula para aves exóticas. En esos terrenos también, se construyó un estanque, donde se representaban las naumaquias y otros espectáculos acuáticos. En este periodo inicial también se construyo los estanques ochavado y el de las campanillas.

A lo largo de la historia, todo esto se fue modificando o añadiendo otros elementos como: el Parterre (con Felipe V); la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro (con Carlos III entre 1759 y 1788) o el Observatorio, obra de Juan de Villanueva (bajo el reinado de Carlos IV y construido entre 1788 y 1808). Con Carlos III, se permitio el acceso a los ciudadanos.

Durante la invasión francesa, quedo semi abandonado ya que, fue convertido en fortificación para las tropas de Napoleón, el Palacio corrio peor suerte, ya que quedo totalmente destruido. Tras la Guerra de Independencia, Fernando VII lo reconstruyo y lo abrio, parcialmente al pueblo. otra zona quedaba reservada al monarca, donde mando edificar una serie de edificios de recreo: la casa del pescador; la casa del contrabandista y la montaña artificial, son los que se conservan en la actualidad.

Con Isabel II (1833 – 1868) al abrirse la calle Granada, se vendio los terrenos comprendidos entre esa calle y el Paseo del Prado. Tras la revolución de la Gloriosa,en 1868, los jardines pasan a ser propiedad municipal y se abrio en su totalidad, a los madrileños. Es en esta época cuando la ría grande y el Estanque de San Antonio de los Portugueses se transforman en el Paseo de Coches. Se instalan las fuentes de los Galápagos, la de la Alcachofa, la del Ángel Caído, el Palacio de Cristal y el Palacio de Velázquez.

Las últimas transformaciones que sufrió, fue de manos de Cecilio Rodríguez, quien diseño la rosaleda y los jardines que llevan su nombre.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   TRAVEL dijo

    Hace algunos años visite el Parque del Retiro, estaba realmente feo.
    Hoy he pasado por alli y es una delicia como esta.

Escribe un comentario