El Panteón de Hombres Ilustres (parte II)

El segundo período de ejecución nos sitúa después de la Guerra de la Independencia. El Convento de Nuestra Señora de Atocha, que fue ocupado por tropas francesas, quedó en un estado pésimo, aún así los dominicos lo ocuparían hasta 1834, fecha en la que abandonarón el inmueble por el peligro de derrumbamiento que corría el edificio. Tras el abandono paso a ser Cuartel de Inválidos y muchos de sus directores fuerón enterrados en él: Palafox, Francisco Castaños, Manuel Gutiérrez de la Concha y Juan Prim, además del político Antonio Ríos Rosas. Debido a estos enterramientos, la reina regente María Cristina (viuda de Alfonso XII) hizo construir una nueva basílica, haciendo un anexo que hiciera las funciones de panteón para acoger a los cuerpos.

Fernando Árbos fue el arquitecto al que se le encargaría la obra. La realizó siguiendo los estilos neorenacentista y bizantino, emulando al Renacimiento Italiano. El panteón en sí tiene un carácter de claustro gótico, en sus laterales es donde se instalarán los conjuntos funerarios, es de planta cuadrada con arcadas y vidrieras y dos cúpulas semiesféricas en las esquinas. Se realizó también un campanile a parte de la nueva basílica. La obra se dará por concluida del todo en 1926.

Se enterrarón los cuerpos de: Marqués del Duero, Antonio Ríos Rosas, Martínez de la Rosa, Muñoz Torrero, Juan Álvarez de Mendizábal, José María Calatrava, Salustiano Olózaga, Agustín Argüelles, Antonio Cánovas del Castillo, Práxedes Mateo Sagasta, José Canalejas y Eduardo Dato, además de los anteriormente citados. Muchos de ellos en la actualidad han sido reclamados por sus ciudades de origen. Los conjuntos funerarios y sepulturas fuerón realizados por: Mariano Benlliure, Agustín Querol, Arturo Mélide, Pedro Estany y Federico Aparici.

Desde 1930 hasta finales de los 80 el Panteón estuvo abandonado. Entre medias, en la década de los 70, se construye en el solar entre el Panteón y el campanile, el Colegio Nuestra Señora de Atocha, dejando a éste último inaccesible y apartado del conjunto. A principios de los 90 da comienzo su restauración y la apertura al público. En el 2003 se restauran los pavimentos de mosaico y en 2007 Álvaro Siza y Juan Miguel Hernández de León, dentro del Plan de remodelación del eje Prado – Recoletos, derribarán el colegio, para que el Pabellón pueda ser más visible (este proyecto aún no se ha llevado a cabo).

Dirección: C/ Julián Gayarre, 3 (esq. Pº de la Reina María Cristina)

Horario: Laborables: de 9.30 a 18h. Domingos y festivos de 9 a 15h

Entrada Gratuita

Te puede interesar

Escribe un comentario