El Palacio de Queixal

El Palacio de Queixal, situado a 74 km de Madrid entre Robledo de Chavela y Cebreros, fue en la época renacentista, un palacio. Construido en 1563 por Juan de Herrera ,  en el mismo estilo que su más famosa obra, El Monasterio de El Escorial, considerada en la época, como una de las residencias de campo más ricas del momento.Con el rey Felipe II, fue una despensa dirigida por los monjes jerónimos, además de servir como abastecimiento y almacén de madera.

El edificio fue construido en piedra maciza, contaba con 84 habitaciones y 8.000 metros cuadrados. Su eje central era un patio interior, en la planta baja se encontraban los salones, mientras que en la superior se encontraban las habitaciones y demás aposentos privados. Y rodeado de 1.800 hectáreas de viñedos y pinares principalmente.

Los posteriores dueños , los señores Sáenz de Heredia y Valenzuela y más tarde, la duquesa de Parcent  quien les compro la finca, para más tarde pasar a sus hijos, los príncipes de Hohelonhe, siempre recibieron en ella a lo más selecto de la sociedad.

En su interior, albergaba grandes tesoros artísticos, como los tapices de Gobelinos,  cuadros de Murillo, Tiépolo, Berruguete … junto con una valiosa colección de pinturas al pastel, colecciones de cerámica y muebles antiguos provinientes de palacios franceses… y un largo etcétera.

En 1956 sufrió un incendio que lo destruyo por completo, se salvaron algunas joyas, como la diadema de los Hohelonhe. En la década de los 70, se convirtió en un famoso safari.

Te puede interesar

Escribe un comentario