El Palacio de las Cortes

El Palacio de las Cortes, edificio que alberga al Congreso de los Diputados, fue levantado en el siglo XIX, sobre el solar que antes albergaba la iglesia del Espíritu Santo, en un estilo neoclásico. Su obra comenzó en 1843, bajo el proyecto de Narciso Pascual Colomer, y finalizado en 1850 e inaugurado por la reina Isabel II.

En el interior, su planta baja alberga el Salón de Sesiones, Sala de Conferencias, Presidencia del Congreso, la Sala de Ministros y la Biblioteca. El Salón de Sesiones, es de forma semicircular y alberga la sala del plenario del Congreso de los Diputados, el conocido “hemiciclo”. En su cabecera, se encuentra el tapiz con el escudo de España y dos tallas de mármol con los Reyes Católicos, dos cuadros que representa a María de Molina, presentando al infante Don Fernando a las Cortes de Valladolid, y el otro es el juramento de los diputados elegidos en las Cortes de Cádiz en 1812. Y en s parte alta, las cuatro alegorías de la Marina, la Agricultura, el Comercio y las Ciencias.

Frente a la cabecera está la Presidencia, miembros de la Mesa del Congreso y la tribuna de oradores. Enfrente los escaños de los miembros del Gobierno y los Diputados y por encima, los asientos para los invitados, prensa y demás. Todo ello se cubre con una bóveda donde se representa a Isabel II, rodeada de personajes históricos españoles y de las virtudes cardinales y alegorías de los legisladores de varias épocas.

El Salón de Conferencias, de estilo isabelino, tiene en su centro una mesa donada por la reina Isabel II, sus paredes se decoran con varios cuadros que representan los Reinos de España y algunas provincias, junto con los ríos más importantes. Cubriendo, una bóveda con los bustos de políticos de la misma época que la reina y cuadros representativos de los continentes.

Biblioteca, construida por Arturo Melida, se divide en tres pisos, alberga unos 210.000 volúmenes, y conserva en su interior los documentos de las Cortes desde su apertura.

Otro de los elementos más representativos del edificio, es su fachada.  De estilo neoclásico, de tipo palacial con reminiscencias renacentistas, dividida en dos pisos, el primero almohadillado y el segundo de ventanales con frontones rectos. Su entrada, en forma de gran pórtico con seis columnas de estilo corintio, que soporta un frontón triangular, decorado con un bajorrelieve de España con la Constitución, obra de Ponciano Ponzano. En su fondo, las puertas de bronce que dan acceso al edificio. Para acceder desde la calle, se hace desde una escalinata, que la flanquean dos leones de bronce, obra del mismo escultor, al pie de las esculturas, unos cañones traídos de la Guerra de África de 1860.

Hacía 1980 se realiza su primera ampliación, realizada hacía la calle de Floridablanca. La última, en 2001, se realizó sobre las antiguas sedes del Banco Exterior de España y del Banco de Crédito Industrial.

Te puede interesar

Escribe un comentario