El Monte de El Pardo (I) : El Palacio de El Pardo

En el Monte de El Pardo, que se extiende al norte de Madrid con casi 16.000 hectáreas de bosque, está ubicado el Palacio de la Zarzuela, residencia de Sus Majestades los Reyes de España. Desde la Edad Media, este monte que aún hoy conserva una gran riqueza ecológica, era utilizado por los reyes castellanos, y a través de los siglos, se desarrolló un pequeño núcleo urbano en el que destacan la Casita del Príncipe y los conventos de las Concepcionistas Franciscanas y el de los Capuchinos, fundado por Felipe III. En éste se conservan notables obras de arte como el Cristo Yacente, escultura de Gregorio Hernández o la Virgen de los Ángeles, de Francisco de RiziEnrique IV, en la primera mitad del siglo XV hizo construir un pequeño castillo, que Carlos I reedificó en 1553, y quedó terminado en 1558, ya durante el reinado de Felipe II.

El palacio hereda en su trazado la estructura general del primitivo castillo sobre el que se levanta. Es de planta cuadrangular y está rodeado por un foso. Presenta torreones en las esquinas y patio central, así como dos patios laterales (denominados de los Austrias y de los Borbones), en la línea de los viejos alcázares españoles. En su parte externa, se distinguen un zócalo de granito, un muro de ladrillo y el tejado. Las puertas y ventanas aparecen enmarcadas con piedra labrada. Destaca la portada principal, alrededor de la cual se extienden unos jardines. Al impulso deFelipe II se deben las cubiertas de pizarra, así como los emplomados, para cuyas obras se hicieron venir oficiales flamencos y plomeros ingleses. Fue uno de los primeros edificios de España con cubierta de pizarra.

De la decoración interior del Palacio, de época de Felipe II, se conserva un techo pintado con la historia de Perseo por Gaspar Becerra, y de Felipe III las pinturas como las realizadas por Carducho, Cabrera y Juan Pantoja de la Cruz, hasta su muerte en 1608, y luego con Pedro de Valencia como mentor intelectual, por Francisco López, 1609, frescos de la Toma de Granada, en el antiguo Salón de Retratos, o sala de vestir, Patricio Cajés, Historia de José, en la galería de la reina, e Historia de Esther, de Jerónimo de Cabrera (1613-1617), en las bóvedas del Cuarto de la Reina, además de una Cacería con Aurora atribuida a Luis de Carvajal..

De su decoración interior del Palacio de El Pardo tiene como elemento protagonista los tapices, tejidos en la Real Fábrica de Madrid, según modelos de las composiciones pintadas por Bayeu, Castillo, y sobre todo por Goya, que para este Palacio efectuó cinco de sus series más conocidas. Entre las obras de arte conservadas destacan el Retrato de Isabel la Católica de Juan de Flandes y el Retrato de Don Juan José de Austria a caballo por Ribera, además de obras de Antonio Moro, El Bosco y Sáchez Coello, Lucas de Heere y Sofonisba Anguissola.En el incendio de 1604, se quemaron importantes lienzos de la colección pictórica iniciada por Felipe II, no así la llamada Venus de El Pardo, de Tiziano, actualmente en el Museo del Louvre.  así como importantes piezas de mobiliario de los siglos XVIII y XIX, estas últimas de estilo Imperio. Arquitectónicamente, la escalinata diseñada por Francesco Sabatini y el Patio de los Borbones son los elementos más sobresalientes del interior del palacio. Desde el año 1983 ha sido adecuado como residencia de Jefes de Estado extranjeros en visita oficial.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario