El Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias será restaurado a principios de 2013

La Comunidad de Madrid acaba de presentar los trabajos de restauración y consolidación que se llevarán a cabo en el Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias, en Pelayos de la Presa, para 2013

Este es un conjunto de diversas edificaciones, pertenecientes al siglo XII, que fue un antiguo templo de la orden del Císter, y que posee un gran valor arquitectónico e histórico, debido a que es el único monasterio de estilo cisterciense de la región madrileña, además de ser el tecero más grande de la zona, después de San Lorenzo de El Escorial y de Santa María del Paular. En el año 1983, fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC), dentro de la categoría de Monumento

Ya desde la época de los visigodos, la zona oeste de Madrid fue un centro eremítico de gran importancia, con una gran cantidad de templos y ermitas, hasta el punto en que Valdeiglesias era conocido como “El valle de las iglesias”. En tiempos del rey Alfonso VII, en el siglo XII, las iglesis mozárabes que se encontraban en El Valle, se unificaron bajo la Regla de San Benito, fundándose el Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias

En 1177, bajo el reinado de Alfonso VIII, llegaron los monjes del Monasterio de la Santa Espina, de Valladolid, es a partir de entonces cuando el Monasterio se unió al Císter siendo, entre los siglos XII y XIII, un centro importante del valle

El Monasterio ha sufrido, a lo largo de los años, varias transformaciones arquitectónicas, aunque su estructura básica sigue siendo la propia de los conventos cistercienses: la iglesia se sitúa en la zona norte; el callejón de conversos y la capilla ochavada, entre los muros sur y norte; y todo rodeado por la sacristía; la sala capitular; y la zona de monjes, en el lado este; mientras que la cocina y el refrectorio, al sur; y la hospedería y la zona de legos, al oeste

Los restos del claustro, en estilo gótico, muy probablemente pertenezcan a una reconstrucción de la iglesia, perteneciente a los siglos XV – XVI

La iglesia, de una sola nave, destaca por su cabecera, realizada en sillería de granito y un ábside circular, que se encuentra flanqueada por dos ábsides más pequeños. Los muros de la nave son de mampostería de tipo mudéjar. Las bóvedas románicas, se conservan parcialmente, junto co un arco inferior del antiguo coro

La portada de la iglesia, de sillería barroca, ha perdido gran parte de sus remates ornamentales, además de su estabilidad

Los trabajos que comenzarán a acometerse en el primer trimestre de 2013, afectarán sobre todo a la iglesia, el callejón de conversos y las bóvedas del claustro

Foto vía: pasionpormadrid.blogspot.com

Te puede interesar

Escribe un comentario