El Monasterio de El Escorial (I)

El Monasterio surge para asegurar el culto en torno a un panteón familiar, para cumplir con el testamento de Carlos V de 1558, ya que el Emperador quería ser enterrado con su mujer, Isabel de Portugal y así alejarse de los habituales lugares de enterramiento de la dinastía de los Trastámara. Otras razones de la construcción, es la de celebrar la primera victoria de Felipe II, la de San Quintín, (día de San Lorenzo).

Su primera piedra se colocó el 23 de abril de 1563, con Juan Bautista de Toledo, como maestro de obras, a su muerte le continuo Gian Battista Castello El Bergamasco, en 1567, más tarde Juan de Herrera, su discípulo, tomó las riendas del proyecto. Para terminar el 13 de septiembre de 1584. Se realizó en una de las laderas del monte Abantos (Sierra de Guadarrama) y, ocupa una superficie de 33.327 metros cuadrados.

Felipe II, lo ideó como un complejo que aunará las funciones palaciegas y monacales y que, según su tipo de construcción, se dio origen al llamado estilo herreriano. Este conjunto lo forman el palacio, el monasterio y la basílica. El primero, fue ocupado por la Familia Real Española, el monasterio es residencia de la Orden de San Agustín y, la basílica es lugar de sepultura de los reyes de España. Su conjunto artístico (ya que su exterior, se caracteriza por su sobriedad, en consonancia con la època de la Reforma, en la que se construye, dando paso al estilo clasicista) compuesto por pinturas, orfebrería religiosa, artes suntuarias, esculturas, libros, hacen de él un auténtico museo de la época.

Durante mucho tiempo fue considerado como la 8ª maravilla del mundo. Fuente: Wikipedia

Te puede interesar

Un comentario

  1.   decoracion dijo

    Pues es verdad que es gran y llamativo pero es un poco frio como debia ser Felipe II.
    Es simple y rustico, eso no lo hace menos bonito para nada

Escribe un comentario