El futuro Museo de las Colecciones Reales

El Museo de Colecciones Reales, actualmente en construcción, se sitúa entre el Palacio Real y la Catedral de la Almudena. El museo tendrá una superficie construida de 46.000 metros cuadrados, divididos en cinco niveles. Tres de las cinco niveles serán espacios expositivos y los otros dos estarán destinados a talleres de restauración y conservación ya que la idea es que sea un museo integral dependiente de Patrimonio Nacional.

El terreno ocupa 10.700 metros cuadrados en el desnivel que hay a la espalda de la catedral de La Almudena, junto a los jardines del Campo del Moro. Es un edificio rectangular con amplias salas comunicadas por rampas y una gran fachada con pórtico, según el proyecto de los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla, que ganaron el concurso de ideas en 2002.

La primera planta albergaría la joya de las colecciones reales: los tapices -que superan los 3.000 ejemplares pero se expondrían en turnos de unos 80- y piezas de arte sacro y textil; en la segunda planta podrían contemplarse obras de pintura, orfebrería y artes decorativas (relojes, abanicos, fotografías de época, porcelana, cristal…); la última estaría dedicada a los carruajes de los siglos XVI y XVII.

En su interior se conservará una parte de la muralla árabe, de casi cuarenta metros, que data del siglo X y es la muralla árabe más antigua de España. La idea de crear un recinto donde mostrar los fondos de Patrimonio que no caben en otros museos surgió durante la Segunda República, y volvió a plantearse, sin llegar a cuajar, en 1950, 1980 y 1992.

Sus arquitectos destacan que el proyecto está realizado siguiendo dos principios: el edificio tendrá que ser parte integrada del paisaje arquitectónico-natural de la zona y, por otro lado, es necesario mantener la visibilidad abierta de la catedral de La Almudena y preservar las vistas a los parques y jardines hacia el oeste desde la el mirador de la Plaza de la Armería. El Museo imita un muro de contención habitado que intenta suponer el menor impacto en el entorno de la cornisa del Palacio Real.

Te puede interesar

Escribe un comentario