El futuro Auditorio del Palacio de la Música

El Palacio de la Música, ubicado en la céntrica calle de Gran Vía de Madrid, volverá a abrir sus puertas al público a finales de 2012 previsiblemente con una programación propia y capacidad para 1.500 espectadores, lo que convertirá a este auditorio en el segundo más grande de la capital. Adquirido por la Fundación en julio de 2008, desde entonces se está ejecutando el proyecto de reforma del arquitecto José Luis Rodríguez Noriega Vizcayno, que respeta los elementos originales tanto de la fachada como del interior.

Básicamente se quiere  convertir el edificio en lo que fue originariamente, un auditorio de música, y no habrá teatro ni proyecciones de cine, sino sólo música, en concreto la programación propia de la Fundación Caja Madrid y algún otro espectáculo que pueda alquilar la sala.

El proceso de reforma del edificio comenzó en 2009 con la demolición de los elementos ajenos, de las cubiertas y de los sótanos, que hasta ahora albergaban dos salas de minicine. En estos espacios se ubicarán los camerinos, los vestuarios para la orquesta, la sala de descanso y la de calentamiento de voz para el coro, etcétera. Una vez terminada esa fase, el proyecto necesita ahora de una licencia municipal para poder empezar la obra, ya licitada, que incluye construir unas nuevas estructuras en la parte de arriba para albergar una sala polivalente para conferencias, conciertos de cámara o presentaciones de prensa, entre otras posibilidades. Después de  este ejercicio comenzará a instalarse los sistemas de climatización y los ascensores , y se abrirán las salidas de emergencia para cumplir de este modo con todos los requisitos de accesibilidad y normas antiincendios.

Mientras, en el exterior se quitarán las marquesinas de los cines, que han dejado la fachada “llena de agujeros”, por lo que habrá que restaurarla para recuperar su aspecto original. Para conseguir un mayor efecto se sustituirán las puertas por el modelo que se incluyó en el primer proyecto.

Cuando acabe toda la reforma, la sala de conciertos tendrá unas 1.500 butacas, “todas ellas con visibilidad perfecta” , y conservará todo el encanto con el que fue diseñada. No en balde, el Palacio de la Música será el segundo auditorio más grande de Madrid tras el Auditorio Nacional e igualando al Teatro Real. Así, se conservará el patio de butacas íntegro, y se recuperará el primer anfiteatro, de forma curvada y con dos palcos a los lados que están flanqueados por sendas barandillas “de madera dorada, muy trabajadas”. También se rehabilitará para su uso un segundo anfiteatro con 700 plazas, adornado con lámparas “muy vistosas” y con escayolas policromadas y doradas.

También se modificará la disposición actual del escenario, que no deja espacio suficiente para una orquesta de cien músicos, y se hará hueco a un coro de 60 personas. Asimismo, se construirá una segunda escalera que complete a la existente, de mármol. También se harán los arreglos interiores para que este nuevo espacio cultural en el corazón de la ciudad se pueda inaugurar a finales de 2012.

En cualquier caso, la sala de conciertos no será la única que recupere su antiguo esplendor, ya que el hall volverá a brillar con su encanto modernista de principios de siglo XX y dará paso a un segundo espacio a modo de ‘foyer’. También se conservará el bar del cine.

Te puede interesar

Escribe un comentario