El Caribe se encuentra en “La Candelita”

Los ritmos latinos llegan al céntrico barrio de Chueca, en forma de un rompedor espacio lleno de pasión, calidez y mucho ron. La calidez viene de la mano del interiorista Ignacio García de Vinuesa, que le confiere un estilo puramente cubano, junto con la pasión por la cocina y las costumbres de su tierra, de la propietaria del local, Valerie Iribarren. La Candelita ofrece un novedoso concepto que hasta ahora era inédito en Madrid, a través de una carta pensada para descubrir la gastronomía criolla de alto nivel y una botillería que se consagra al ron, con más de 50 referencias, para servir on the rocks o en una docena de cócteles caribeños.

Su entrada es una atípica fachada de madera envejecida que, una vez traspasada nos transporta a una típica cantina del Caribe, aunque pasada por el crisol de la vanguardia. En ella se utilizan tejidos 100% naturales, maderas, bambú, ventiladores de hoja de palma, todo ello le confiere un aspecto “selvático”, al que se une un moderno toque vintage en espejos y mobiliario. Se divide en tres ambientes bien diferenciados para almorzar o cenar, picotear a base de raciones o hacer un after work o incluso el brunch de los domingos. Su entrada está dominada por la ronería, con una barra con mesas altas y un rincón tipo “lounge” con sofás y mesas bajas.Al fondo, el comedor separado por un juego de cortinas.

En lo gastronómico, presenta una carta de medias raciones que nos permite probar los sabores de una de las cocinas más desconocidas en Madrid. Sabores y texturas como los del Ceviche de corvina con leche de coco; Tiradito de atún; Causa de ventresca; Tequeños de queso blanco criollo; Empanadillas y arepas variadas; Ropa vieja; Parrilla criolla; Mini hamburguesa; o su pescado frito “como en la playa” con tostones de plátano macho y ensalada, son solo alguno de los platos que podrás degustas. Todos ellos realizados según las recetas tradicionales de la gastronomía hispanoamericana, aunque con un toque de creatividad en su presentación y en las guarniciones.

Además de la gastronomía, la botillería es otro de los protagonistas absolutos del local que, además de las múltiples referencias de ron, cuenta con otros destilados latinoamericanos como el pisco, la tequila o la cachaza.

C/ Barquillo, 30

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario