El Belén del Palacio Real

En torno al Pesebre ” , lo conforman dos belenes quiteños en Honor a Ecuador, coincidiendo con el Bicentenario de la independencia de los países hispanoamericanos , ambos conjuntos datan del siglo XVII y , procedentes de las colecciones del Museo de América de Madrid  el Museo de Arte  Colonial de Bogotá. Del Museo de América llegan 59 piezas; el Misterio, los Reyes Magos, ángeles y diferentes figuras, además de composiciones como el Sueño de San José o la Huída a Egipto. Del Museo de Arte Colonial de Bogotá vienen 69 figuras. El Pesebre- la Virgen, San José el Niño , el Buey y la Mula-  los Reyes Magos, pastores y ángeles o piezas de mujeres y hombres en distintas representaciones.

belen quiteño

Durante los siglos XVI y XVII un buen número de ciudades fundadas por los españoles en América, llegaron a ser importantes centros de producción artística para realizar las ornamentaciones de los numerosos conventos que abrían las Órdenes Religiosas. Quito, capital junto a Cuzco del extenso imperio incaico, se convirtió en uno de los más importantes. Las escuelas dependientes de los frailes, acogían a artesanos y artistas en la mayoría de los casos formados por ellos. La Escuela de San Andrés, fundada en 1555, dependía del Convento de San Francisco aglutinó artistas españoles, europeos y locales, agrupados en cofradías y gremios, que dotaron de identidad a lo que hoy se conoce como arte quiteño. Las obras de pequeño formato fueron características del arte quiteño y entre ellas encuentra su máxima expresión el amplio repertorio de figuras destinadas a componer los magníficos Belenes muy populares en Quito y en toda la América Hispana.

Aparte del Misterio se tallaban en madera policromada personajes de todo oficio y condición, contemporáneos a la época que fueron creados. Otra característica de estos belenes es la incorporación de escenas que representan pasajes de la vida de María o de la vida infantil de Jesús.

Palacio Real. C/ Bailén s/n

Hasta el 24 de enero

Te puede interesar

Escribe un comentario