Convento de las Trinitarias Descalzas de San Ildefonso

El Convento de San Ildefonso se fundo en 1609 por doña Francisca Gaitán Romero, que era hija del capitán de los ejércitos de Felipe II en Flandes, don Julián Romero. Por este motivo, se trajeron a algunas religiosas trinitarias del convento de Santa Úrsula, en Toledo. Pero por problemas entre doña Francisca y las religiosas, la primera se desentendió totalmente del convento.  Después pasaron a estar bajo la protección de doña María de Villena y Melo, marquesa de la Laguna.

Sobre 1639, se decide restaurar la iglesia y el convento, pero debido a la guerra con Portugal, las obras no terminaron hasta 1673, encargándose la obras, en una primera fase, Marcos López y después José de Arroyo. El resultado es un conjunto de aspecto bastante sobrio, muy influenciada por la fachada del Monasterio de La Encarnación , con pocos elementos decorativos, a excepción de los escudos de armas de los marqueses de la Laguna que rodean un medallón con la escena de la Imposición de la Casulla a San Ildefonso . También la fachada destaca  se conserva una lápida conmemorativa con el busto de Miguel de Cervantes Saavedra ya que, fue enterrado en el convento en 1616, aunque sus restos se perdieron más tarde.

La  iglesia es de un tamaño reducida  de cruz latina, con tres retablos de estilo barroco y cúpula sobre pechinas

El convento fue declarado monumento nacional en 1921.

Te puede interesar

Escribe un comentario