Canto da Maia


Cuarenta obras de Ernesto Canto da Maia, uno de los escultores más importantes de la primera mitad del siglo XX, se exponen en Madrid en la retrospectiva: ” Canto da Maia. El escultor portugués del silencio “, desde hoy y hasta el próximo 29 de noviembre con motivo de la VII Mostra Portuguesa.

Canto da Maia el firmaba también como Canto da Maya, en alegoría a la ” Diosa de la creación ”  era ” un escultor del silencio “. El silencio, es en su obra  el lugar “para la trasmisión contenida de la emoción” a través de “signos muy rituales que muestran la interioridad del individuo” retratado por este artista.

canto da maia

Melancolía, elegancia y una atmósfera poética” son tres características que denota ante todo la obra de carácter “muy autobiográfico” de este escultor que nació y murió en “el microclima social” de la isla de San Miguel (Islas Azores).

Su escultura,  es “siempre una apología ética no ideológica“, “muy poética, mítica y con armonía“, “intimista y figurativa” y rezuma “melancolía de vida“. A nivel técnico su obra es “siempre monolítica“, “muy vertical y sin vacíos (aire en la estructura de la pieza), muy arquitectónica” y “más simbólica que representativa” de elementos mitológicos que escoge también de los Evangelios.

canto de maia 1

La muestra traslada el punto clave de la obra de Ernesto Canto da Maia (1890-1981) su búsqueda de “un retorno al Orden, un espacio de seguridad” a través de la representación de la figura humana al estilo cultivado en la cuenca del mar Mediterráneo en la Época de Entreguerras en Europa. Y por ello fue a la contra de la vanguardia como hicieran, entre ellos, Auguste Rodin, Antoine Bourdelle, Aristide Maillol, Joseph Bernard y Alfred Janniot, aunque la obra de Canto da Maia en “la tradición cultural portuguesa no supone una ruptura” sino una continuidad.
Por otro lado Canto da Maia fue un artista “muy atento a los dramas sociales” influido por su maestro el escultor español Julio Antonio y esto marcó la temática de su obra. “El amor que pasa” y “El amor que permanece“, que trata el amor desde el punto de vista de la “pasión y la familia“, respectivamente, son dos temas que “que aparecen mucho” en la trayectoria de Canto da Maia.

canto da maia 2

En el recorrido se muestra al Canto da Maia que sale de su isla para estudiar en Lisboa, París, Ginebra y Madrid hasta que en 1920 se instaló en “la isla de escultores” en Boulogne-Billancourt -hoy un barrio más de París- donde entró en contacto con artistas que reivindicaban la “Edad de Oro”.  De esos años cabe destacar su participación en 1930 en el primer Salón de los Independientes en Lisboa y en 1935, en el Salón de los Independientes de París.  Y también 1931, año del que data su primer encargo, que realizó para el Pabellón de Portugal en la Exposición Colonia de Vicennes y se considera la señal de su vuelta a su tierra natal.

Delegación de Principado de Asturias. C/  Santa Cruz del Marcenado 2

Te puede interesar

Categorías

Exposiciones

Patricia Soriano

Estudios en Historia del Arte, colaboraciones en páginas relacionadas con el arte o el turismo ... y ahora aquí, en Absolut Madrid

Escribe un comentario