Ana Laura Aláez . ” Forma y Performance “

Ana Laura Aláez presenta por primera vez su obra en la Galería Soledad Lorenzo. Una muestra que lleva por título ” Forma y Performance “, y que fue ofrecida por primera vez al público en el MUSAC en 2008. Las piezas que la conforman han surgido de pulsos vitales muy  intensos, casi inabordables desde las reglas invisibles del lenguaje escultórico.

La instalación ” Cabeza – Espiral – Agujero – Puño – Esperma – Nudo “, es una revisión personal a la vez que un statement, sobre la escultura como una de las bases fundamentales para el arte. Se compone de seis formas orgánicas, abstractas, de tamaño casi idéntico. Las chaquetas son prendas que se han utilizado realmente, cuya piel está un tanto gastada, como el pellejo de un animal descuartizado, abierto, expuesto a los elementos. Como una crucifixión.

02

Se han tratado con idéntica importancia las tradicionales connotaciones nobles de un bronce frente a las cualidades más mundanas de las chaquetas de cuero manufacturadas. La jerarquía de la peana y la escultura son también tratadas de manera igualitaria. Siempre me ha interesado la peana como un volumen autónomo, como sujeto en sí mismo. Las prendas de cuero son las “peanas”, la forma desde donde emerge la escultura para exhibirse con un mayor efecto descarnado.

Cada pieza de bronce que conforma esta instalación es una escultura autónoma. Sus volúmenes en el espacio indican el volumen de seis presencias humanas. Una línea imaginaria las une en el vacío entre ellas. Una recta que dibuja ausencia y presencia. Se delimita la anatomía emocional, la parte del tronco, con los órganos que teóricamente expresan sentimientos: el estómago, el corazón…. Sin embargo, las seis formas podrían ser también cabezas. La cabeza es uno de los temas de representación más recurrentes en su trayectoria.

alaez

“Cabeza – Espiral -Agujero – Puño – Esperma – Nudo” late con un mensaje de transgresión. En concreto, de inversión de género. Es una seña autobiográfica, de experiencias vividas, donde se refleja la imposibilidad de definir, de acotar con rígidas barreras conceptos como masculino/femenino. El conjunto al completo de las seis esculturas tiene un enfoque afilado narrativo. Un manifiesto sobre como el arte no tiene que ser necesariamente auto-generado. A menudo, surge motivado por razones que no son, por definición, necesariamente artísticas. En este caso, de una de toma de conciencia, una explosión que literalmente brota por la espalda. Algo que se modela a golpes de experiencia, lejos del ámbito aislado del estudio. Deseaba comentar la rotunda vitalidad de la forma, en abstracto, pero también la imposibilidad de aislar el arte en seguras, estériles burbujas y blancas paredes.

Galería Soledad Lorenzo

Hasta 5 de enero

Te puede interesar

Escribe un comentario