” Action Paintings “. Chano Domínguez y Gabriele Amadori en el Real

Chano Domínguez añade una nueva nota a su registro. El pianista gaditano sumará su música a la pintura de Gabriele Amadori en unas actuaciones únicas en las que Domínguez se inspirará sobre el cuadro que vaya haciendo éste y el pintor creará sobre la música que improvisará el español. El proyecto forma parte de las Actividades Pedagógicas del Teatro Real que ofrecerá las ‘actuaciones’ en su sede de Madrid (16 de enero) y en el Auditorio de la Universidad Carlos III en Leganés (miércoles, jueves y viernes). Desde el primer momento Domínguez se mostró receptivo a la ‘Action Paintings’ que le propusieron desde el Real. “Me encantan los retos, variar el repertorio y probar cosas nuevas”, asegura el pianista la víspera de enfrentarse con Amadori al gran lienzo en blanco que les espera. “Soy un pintor frustrado, que pinta unos cuadros que nunca expondré, así que la posibilidad de ayudar a pintar en un escenario me entusiasma”.

action paintings

Para el pianista, además, el proyecto no es nada descabellado ni está muy alejado de lo que hacen él y todos sus compañeros. Por eso no se sorprende cuando Amadori dice que su música, que ha escuchado durante bastante tiempo para saber la pinta que tiene, está compuesta por “ocho colores” que van del más oscuro negro al brillante amarillo. Esas tonalidades son las que plasmará el pintor en el lienzo mientras escucha el piano de Domínguez, al que acompañarán el batería Marc Miralta y el contrabajo Mario Rossy. A su vez los tres españoles se inspirarán, continúa Domínguez, con “el ritmo, los trazos y los movimientos de Amadori” para crear una música casi totalmente hecha sobre la marcha”. “El 80% va a ser improvisación; sólo vamos a tocar dos temas, una siguiriya-blues y una bulería-blues, dedicada a Camarón” cuando el italiano haga un alto en su trabajo para que se sequen la pintura.

Tras ese descanso, Amadori volverá a enfrentarse al cuadro para pintar algo nuevo ya sea sobre lo ya hecho o sobre la parte del lienzo que aún esté en blanco.  Este planteamiento es el que cree deben tener los artistas.  Porque para Domínguez nadie surge de la nada, sino que forma parte de una herencia que acaba manifestándose de diferentes maneras.

Te puede interesar

Escribe un comentario