Abre al público la nueva biblioteca Iván de Vargas

Tras nueve años de obras la biblioteca municipal Iván de Vargas abre sus puertas al público. La biblioteca, situada en un edificio catalogado como protegido, sufrió un derrumbe. Antiguamente era la casa de la familia Vargas, una de las más influyentes en tiempos del rey Alfonso VI, el cual tenía numerosas propiedades repartidas por la ciudad de Madrid, entre ellas esta casa. Como dato curioso mencionar que San Isidro trabajó como criado labrando las tierras de Don Iván de Vargas.
Con el paso del tiempo, la casa fue reconstruida por los herederos de Vargas, en el siglo XIX fue rehabilitada por el doctor Letamendi, aunque a finales del siglo XX, la casa presentaba un avanzado deterioro, por lo que se apuntaló, pero no fue suficiente. En el año 1998 la compra el Ayuntamiento y la cedió como sede a la Fundación Nuevo Siglo, quienes quisieron rehabilitarlo pero según el arquitecto Ramón Andrada, “el edificio no se sostenía en pie”. En 2002 se demolió a pesar de contar con una protección estructural, el máximo nivel dentro del Catálogo de Elementos Protegidos.

En 2006 se acordó construir en el espacio una biblioteca. Ahora, con tres años de retraso la biblioteca ha sido inaugurada, bajo la dirección de proyecto de Andrada, manteniendo muchos de los elementos del edificio original.

La biblioteca se levanta sobre un solar de más de 900 metros cuadrados, y el nuevo edificio dispone de más de 2.500 metros cuadrados, los cuales respetan el diseño original en los patios, crujías y la fachada de la calle Doctor Letamendi. Se ha añadido una entrada más contemporánea realizada en granito, la cual da acceso a la entreplanta. El edificio se ha construido con madera de iroco y vidrio, para dar una mayor luminosidad.

En su planta baja se encuentra la Sala de Estudio de 60 puestos de lectura, consta de más de un millón de volúmenes, dos puestos de acceso a Internet y otros dos de lectura para el Catálogo automatizado; también se encuentra la Sala de Actividades, con 45 puestos de lectura y espacio para realizar exposiciones. Esta sala da acceso a uno de los patios donde se encuentran dos preciosos magnolios y el brocal de un antiguo pozo (uno de los cuatro relacionados con San Isidro).

Subiendo, en la primera planta, nos encontramos con la Hemeroteca formada por 13 puestos de lectra, dos de Internet y 97 publicaciones diarias; el Servicio de Préstamo que consta de 17.840 volúmenes, 8.040 documentos musicales y multimedia, 3 puestos de consulta de catálogo y 11 de lectura informal. En la segunda planta se encuentra la Sala Infantil, de 44 puestos de lectura, dos de Internet y uno de consulta del catálogo, sus más de 8.000 documentos se dividen en bebeteca, prelectores, literatura para primeros lectores, para los que ya saben leer, información y multimedia. También se ha creado un espacio para actividades infantiles que fomenten la lectura, como los títeres o guiñoles. Junto a esta sala se encuentra la Sala Juvenil, con más de 1.000 títulos, 13 puestos de lectura y uno de Internet; y la Sala Madrid, una sección especializada de referencia a la región donde más de 2.000 volúmenes recogen todo el saber sobre la historia, gastronomía, tradiciones y cultura de la Comunidad de Madrid. Y por último la Sala Iván de Vargas, donde se encuentra un servicio de Internet para 11 personas en una zona independiente. En la cuarta planta de la biblioteca se ha construido una pequeña sala de reuniones acristalada, con un pequeño balcón.

En la biblioteca se ha descubierto una placa conmemorativa que reza: “ … prestará un servicio fundamental en el corazón de Madrid a la vez que se preserva un espacio de la memoria de la capital.”

Te puede interesar

Escribe un comentario